Biografía de un fracasado

>> domingo, 8 de abril de 2018


Los melancólicos sólo gustan cuando tocan la guitarra  -le decía a ella cada tarde mientras se retiraba el flequillo de la cara, pero era incapaz de dar tres acordes seguidos cuando estaba en compañía. Sólo era amado por segundos y por desconocidos en la boca del metro, al rasgar su vieja guitarra y si acaso las monedas sonaban en su caja de cartón al caer.
"Las mujeres se visten de negro cuando piensan en matar" fue el título de su primera novela. La segunda no tuvo título ni cuerpo ni un final. Era como si el autor hubiera muerto por alguna de esas mujeres.
Su único gozo -pobre- era el  producido por los bastoncillos de los oídos  cuando se los metía tras la ducha.
Se sintió gato muchas veces gracias al Orfidal, pues realmente era quien le salvaba la vida. Ni mujeres, ni guitarras ni dos duchas al día le era suficiente como para pensar que vivir era algo hermoso.
Aparecer en la publicidad de tu vida hubiera sido un sueño. Tan fracasado era que con eso solo le hubiera bastado.
El único conato de  amor que conoció le desprendió los dientes y los fue dejando como migajas para que las encontrara el príncipe de su adolescencia que tanto amaba en sueños hasta que despertaba. Sin dientes se quedó, sin ganas y sin nada. El último Orfidal se había terminado la noche anterior, se había liquidado ya siete vidas y las tres vecinas del descansillo se presentaron por la tarde enlutadas para traerle torrijas.
¿Acaso le quedaba algo ya? No le mereció la pena haber nacido.
©Hisae



1 comentarios amigos:

ROBSON PENSADOR 7 de agosto de 2018, 0:02  

¡Enhorabuena por el blog!
Ame los pensamintos.
Quisiera que visitar mi blog
para conocer mis poemas.
www.robsonpensador.blog.br

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP