¿Quién podría dañar a una mariposa con una cuchara?

>> domingo, 20 de julio de 2014


Pretendo ensamblar el puzle
de los cientos de sueños que pasaron por mi cama
en una sola noche
y las piezas no terminan de encajar
al diferir mucho el negro de la noche
con la blancura extrema de unas sábanas bordadas con tus iniciales,
el tamaño enorme de una luna recién llenada
y el vacío de un día
corto y poco aprovechado.
Tú eras parte de ese puzle,
pieza única que no logro concordar
aunque poseas el hueco más grande de mi cama.
Te sueño tres veces seguidas,
pero evitas que roce tu cuerpo con la tela de mi pijama.
No me esconderé jamás para decir
que cuando consigo unir la mitad de mi sueño,
tu mirada casi transparente me hace adivinar
que no es en mi cama donde deseas permanecer
sino en cualquier otra que te ofrezca
un sólo sueño exclusivo para ti.
¡Qué absurda noche!
¡Qué aburrido el reconocer que sobran sueños
y faltan vidas reales!
¡Cómo deseo que termine la noche para que dé comienzo el día,
muera éste,
y llegue de nuevo la noche pero aún más negra si cabe!
¿Quién crees que podría dañar a una mariposa
y menos con una cuchara?


©Hisae 2104



Read more...

Dos no se tienen si sólo hay uno

>> jueves, 3 de julio de 2014


Igual pasé por tu puerta
y giré la cabeza para no querer ver
aunque gritaran mis ojos
por dirigir la mirada hacia la segunda ventana.
De nada me sirve mentirme
si la mentira me entristece
y peco de abstinencia
por aquello del querer y no tener.
Tampoco aireo mi pena
pues no es tal,
sino sólo desazón por dentro,
y no hay nada
como una esquina para doblarla
y olvidar de qué iba aquello.
Al fin y al cabo
dos no se tienen si sólo hay uno,
y tú me dejaste
y yo ahora evito pasar
por tu puerta maldita.


©Hisae 2014


Read more...

Incapaz de amar mis palabras

>> domingo, 29 de junio de 2014


No aglomero apenas quehaceres
para que conlleven largas estancias
en este ridículo cubículo que he habilitado
y que me llama a diario
con la intención de crear lo que ya está creado.
Por ello,
sólo acumulo sudor e instantes de desgana
-muertos ya de antemano-
que malgasto sin sobresalto
y que me deprimen según se acerca la congoja.
No hay nada nuevo...
¡Si acaso pudiera reparar desperfectos
para embellecer aún más el mundo!
Nada me piden a cambio.
Tampoco saben que existo,
aunque presiento que nací
para darle un toque de atención a lo ya creado.
Acaso sea cierto que la desgana puede con la traición
y que los papeles que arden en la chimenea
no fueron escritos con tinta
sino con trozos de alma...
Y no muere sólo el poema,
sino también ese alma ya negra
que no alcanza a saber de qué va todo esto.
Y sólo yo,
que me resisto a salir de mi ágora,
veo como muere todo lo que me rodea
y que hace días creí que era algo y ahora sólo huele a humo...
Soy incapaz de amar mis palabras.


©Hisae 2014


Read more...

La Invención

>> domingo, 22 de junio de 2014


La invención no es otra cosa que crear fascinaciones partiendo de la base de la propia imaginación. Esa invención nace desde el primer momento que abro los ojos y compruebo el color maquillado del día, cuando la cabeza es capaz de asumir los grandes retos que desfilan dentro de uno y tiene la suerte de vivir, desde un cielo infinitamente más azul que el día anterior hasta una bicicleta apoyada en una vieja farola, con calle y fachadas azulejadas en blanco y negro.
Desde ese momento, la maquinaria de la invención se pone en marcha y es capaz de crear, por ejemplo, escenas de cuentos donde grandes malos y pequeños buenos convivan juntos, donde la mezcla de colores puedan dar lugar al Van Gogh menos famoso y más irreal jamás pintado o donde las fábricas de chocolates consigan crear grageas con sabor a cacao natural, sin conservantes, ni colorantes y tolerables para cualquier dieta.
Como colofón a un día gratificante en invenciones, aparece una luz naranja antes de que la absorban los tonos grisáceos y negros de la noche. Miro al cielo y, entre éste y las siluetas que se crean por la vida que sigue viviendo enfrente, descubro unas marionetas chinas que se mueven haciendo sombras y enredándose en sus propios hilos.
A partir de ahí, el aplauso es cosa de cada uno y de la capacidad de resistencia, pues muchas veces el cansancio vence a las ganas de la noche.


©Hisae 2014


Read more...

Desvelo

>> martes, 17 de junio de 2014


La sábana arrugada que se enreda entre las piernas
es señal inequívoca de que el desvelo ronda ya en tu dormitorio oscuro.
El libro reposa desde hace tiempo en una mesilla prefabricada de ilusiones
pero nunca terminada,
y las pestañas te piden a gritos cerrarse antes de que llame el alba.
Los asuntos que te ocuparon el día
se encargan ahora de que se consagren a la noche,
y sientes rabia
por no poder matar de una vez por todas
esa voz en grito que alteró tu yo más de lo que sospechabas.
El estío tampoco ayuda
y es que el aire que entraba por la ventana
hace tiempo que cambió de rumbo
y refresca ahora el dormitorio de tu vecina,
la cual, te consta, duerme desnuda.
Mientras,
piensas que el día fue demasiado largo para cualquier humano
y que las noches no las inventaron para pensar sino para soñar.
Las estrellas ya no se cuentan para dormir
como antaño se contaban ovejas.
No es hora de contar sino de soñar.
Y si el sueño no aparece
entonces olvida todo lo que has leído,
porque los sueños no son lógicos y el desvelo insano.
Te pesa la soledad amigo,
siempre es bueno que haya una teta donde asirte cuando te puede el bostezo.


©Hisae 2014


Read more...

Permíteme

>> martes, 3 de junio de 2014

Permíteme que mi verso sea corto,
muy breve y roto,
como antes, pero hoy verso de viejo poeta.
Permite que sienta como me sentí de niño ante el primer poema,
ágil de mente,
resuelto en pensamiento y pueril en sabiduría.
Permíteme que me extrapole con palabras que conoces,
que huelen,
con frases que ornen tu memoria,
que duelan si han de doler y si no,
que sepan a color.
Permíteme que te verse como nunca hizo el poeta,
que me beba la lágrima de la emoción si acaso la causa,
que te tape el frío si te enfría
pues es un verso a mi manera.
Permíteme que hoy me adueñe de tu corazón a ratos,
que le cuente y le detalle lo bello que nace un sentimiento.
Permíteme por una vez coronarme con laurel
como se coronan los poetas.
Escuchar, escuchar es lo que te pido
y después
que me juzgues.


©Hisae 2014



Read more...

La sentencia de un desahucio

>> sábado, 31 de mayo de 2014


La sentencia se produjo aquella misma tarde
cuando llamó a mi vieja puerta desconchada
y de sus palabras nació el desahucio.
Salí sin reconocer su cara,
desafiando a su sombra
que en ese instante manchaba el suelo,
para exiliarme.
No me rozó -no se lo hubiera permitido,
no me despedí -no hacía falta,
salí sin recoger mis recuerdos
y sin fuerzas para mirar atrás.
No hubo lágrimas que rellenaran los charcos vacíos tras un seco verano.
Las miradas indiscretas que atisbaban
a través de las ventanas
tapando las vergüenzas tras los visillos,
se retiraban a mi paso.
¡Carne de cañón
para unos vecinos demasiado aburridos!
La calle se me antojó larga,
la acera estrecha,
la vida demasiado corta.
Un gato maulló a lo lejos
mientras el sol seguía entretenido en el cielo
jugando quizás con sus rayos.
Nada hacía presagiar mi deshonra
cuando amaneció aquella mañana,
y ahora marchaba yo, a paso lento,
con el olvido ya casi olvidado
y el futuro aún por escribir.


©Hisae 2014


Read more...

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP