Dos estrellas

>> viernes, 19 de septiembre de 2008


Al amanecer quedaban

solamente dos estrellas.

La noche fue dura,

la batalla sangrienta.

Hieren las estrellas con sus puntas

a los corazones buenos

que invaden mis sueños,

y desconfían de rufianes

que enternecen mi alma,

y mi noche se oscurece

al morir la estrella en esta guerra,

que me salva

y me hiere,

y me quiere,

y me daña.

No es mi guerra y yo no muero,

son mis ojos cerrados los ciegos,

abiertos para nada

lloran por los muertos,

que ni tuve ni abracé,

de esta noche que termina,

cuando quedan dos estrellas.




15 comentarios amigos:

Dámaso Bahamondes 19 de septiembre de 2008, 19:31  

las estrellas
se vuelven fieles compañeras
se vuelven en el vértigo
de una acelerada noche
se vuelven tan sumisas al sol
que se esconden
te dejan en el abandono..

besos.-

Noray 19 de septiembre de 2008, 23:17  

¡Bellísmos versos!

Sólo dos estrellas
en negro firmamento
de azul acero,
y aunque no sea mi guerra
y tan solo sea un sueño
columpiándose en los hilos
del fondo de mi alma,
y a pesar de que mis ojos
estén para la eternidad ciegos
derramarán solamente una lágrima
para germinar un tierno lirio
en ti.

Un abrazo

Alfonso 20 de septiembre de 2008, 0:02  

Quedan dos estrellas, pero luego sale la más importante.
El Sol, la que te da la vida, la que se refleja en tu rostro para que podamos disfrutar de tu imagen, ahí con los brazos sujetando la cabeza que mira sonriendo hacia arriba... ¿buscando estrellas? :)

Stultifer 20 de septiembre de 2008, 0:23  

Si, dos estrellas. Y cuando uno llega cansado, molido, abatido... ni ve estrellas ni luces de colores ni colores de luces. A veces quedan dos estrellas y ni siquiera tenemos tiempo a mirarlas.

Angel 20 de septiembre de 2008, 10:26  

Que esos sueños siempre sean dulces. Y que esas estrellas pasen a ser coloreadas. Que se termine toda guerra y los muertos siempre sean inmortales.
Y que después de la noche, siempre encuentres un sol radiante, una luz bella en medio de esos otoños que te encantan.
Besos, Mario, besos con mucho ánimo!!!

PD. Te buscaré de nuevo.

Nacho Hevia 20 de septiembre de 2008, 11:11  

dos estrellas quedan...una para no perderte...otra para despistar el dolor...

beso y besos

AFRICA 20 de septiembre de 2008, 14:50  

Yo compartía con él dos estrellas, Dubne y Merak, pero el amanecer se lo llevo con las estrellas.

Un beso.

Franco DiMerda 20 de septiembre de 2008, 17:40  

Recuerdo que las estrellas más grandes que vi en mi vida fue aquella vez que me golpeé la cabeza tan fuerte que por poco y veo constelaciones.
Un saludo desde el otro lado de la valla.

Juanjo 21 de septiembre de 2008, 17:20  

Gracias por tu visita, Mario.

En mis noches más oscuras nunca hubo estrellas, pero por suerte amanece.

Thiago 21 de septiembre de 2008, 17:29  

que envidia me dan esos que continuan tu poema... Y yo tengo que limitarme a leeros pues soy negado para la poesía...

Lo de que queden solo dos estrellas me ha parecido muy intranquilizador, como una premonición de que algo se aaba, pero algo gordo, vamos...

pero bueno, mientras en el firmamento permanezca la tuya y la mia, todo va bien, jajaa

Bezos.

Thiago 22 de septiembre de 2008, 10:38  

..Cari y dos estrellas solo valen un sol? joer, las estrellas cotizan a la baja, aquí en la sociedad occidental o eres un agujero negro o vas de culo, jaja

Bezos,

Jorge 22 de septiembre de 2008, 17:12  

Me gusta mirar las estrellas e inspirarme como lo haces tu para escribir algo que me salga del alma. Un saludo y un abrazo

Haldar 22 de septiembre de 2008, 21:20  

Las estrellas estan lejanas
de niño soñaba con ir hasta ellas,
pero sigo pegado aca
sin moverme...

Estos ultimos poemas que buenos son, me han dejado sin palabras...

Felicitaciones

besotes

Thiago 23 de septiembre de 2008, 11:28  

Yo escribí un post a mi estrella que se puede leer en mi blog, pero era un cuento infantil.

A mi estrella le llamé "Leviss" pq si todo el mundo tenía una, yo quería que al menos la mía fuera "etiqueta negra" jajaja

Bezos

Cemanaca 23 de septiembre de 2008, 12:10  

Si sientes que aun después de tan mala esperincia te queda algo bueno, aferrate a ello aunque sus puntas te hagan un poco de daño.

Saludos conversos.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP