La culpa de nacer

>> lunes, 19 de octubre de 2009


Por desgracia o por fortuna, has nacido…

Nacieron otros y nací yo,

unos cerca persignándose,

otros lejos intentando una mejor dicha,

cuando el sur y el norte se dilatan,

unos con más sol, otros con más lluvia,

todos diferentes,

con mar o en tierra adentro,

pero naciste y te viví.



Por tu sino,

más rico o más pobre que aquel,

que desde los balcones del arrabal grita,

menos ágil o quizá menos torpe

a priori que el que aprisiona hoy tu mano.

La adversidad del nacer, duele.

Lo mejor es que mañana todo habrá pasado

mientras espero el desconsuelo

de emerger en esta parte de nuestro chico y único mundo

sin unos y sin otros,

sin ti.



Y hoy el cosmos se encoge

cuando hipamos todos juntos,

y las risas mueren asfixiadas

si acaso enfrentados a una pena.

Y hoy te pido,

la penúltima de las sonrisas

la más bella de las que engendraste

en esta parte central del mundo

mientras te canto:



I know you´ll understand

every time I tried to tell you,

it´s real love that I feel for you

and my world was always your world.



A mi padre



Foto: Father and son, by Hisae&Jero




10 comentarios amigos:

Ana Belio 19 de octubre de 2009, 18:52  

Nació y naciste tú Mario.

Por eso su existencia ya tiene mucho sentido.

Eres muy especial dulce Mario.

Cuídate ¿vale?

Miles

Noray 19 de octubre de 2009, 19:39  

A veces es necesario guardar silencio, quizás porque las palabras no pueden expresar el sentimiento.

Simplemente...

bellísimo.

Un fuerte abrazo

Sol - Imaginario Desesperación 19 de octubre de 2009, 20:24  

Qué bellas palabras...
Muy dulces.
Cariños!

Alfonso 20 de octubre de 2009, 0:34  

¿Nacer? Una suerte. Y mucho más, coincidir.

Terapia de piso 20 de octubre de 2009, 8:53  

Y la adversidad del vivir. Vivir agobia. Qué ingrato soy a veces con la vida.

Un abrazote, Hisae.

José Roberto Coppola

Rosamari 20 de octubre de 2009, 20:57  

Guarda en tu pensamiento lo más dulce de quien te a tocado convivir y piensa que te quiere…
Un beso
Rosamari

Cemanaca 21 de octubre de 2009, 14:56  

Hoy me dejas .. mudo...
quizá sean días grises.

saludos conversos.

David Samayoa 21 de octubre de 2009, 17:12  

A veces nacer y morir es caminar en un paredon de dos lugares diferentes, sera la salida de la vida o sera la entrada de la muerte?

Condevolney 28 de octubre de 2009, 14:09  

Bellísima penúltima sonrisa, orgullo del padre que fue hijo.

Mi alma farolera nace de nuevo en tus ombligos

Condevolney 28 de octubre de 2009, 14:09  

Bellísima penúltima sonrisa, orgullo del padre que fue hijo.

Mi alma farolera nace de nuevo en tus ombligos

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP