Cuando de masculinidad se trata

>> domingo, 24 de octubre de 2010


Cuando de primaveras se trataba, o del mar, o acaso de miradas de soslayo al cielo, me dabas la mano. Cuando los secretos se amontonaban en nuestros cotidianos días y ninguno de los dos llegó a encontrar la llave, me mirabas en silencio sabiendo que te entendía.

Si acaso te marchabas y yo me quedaba hasta el final del ocaso, pidiendo el deseo de una interminable noche –siempre a tu lado, regresabas.

Cuando unos lo llamaban debilidad y nosotros pensábamos que eso era ser feliz, entonces entendíamos que la sensibilidad era universal. El hombre era más hombre, nosotros éramos más hombres que aquellos que quemaban sus ratos entre gritos, suciedad y alcohol barato. Éramos más hombres –aprendimos-, porque habíamos logrado proyectar esos instantes diarios de felicidad, sin miedo a discernir entre diversos azules o el pánico a ahogar versos entre lágrimas.

¡Qué feliz siendo hombre!



Me invadió una especie de vértigo al saberme afortunado y compartirlo contigo. El saberme más hombre que aquellos que trataban de contaminar mi mundo.

Ahora, tú eras capaz de llorar, desnudo tu torso, en mi hombro. Sin dudar ni un instante de tu virilidad.



4 comentarios amigos:

Thiago 24 de octubre de 2010, 17:59  

jaj Bueno ni más hombre ni menos... por llorar o por amar. Creo que lo importante se ser feliz y sentirse bien con uno mismo... y si es con tu pareja ya es la polla, jaaj


Bezos

Noray 24 de octubre de 2010, 18:12  

Lo único verdaderamente importante, más que saberse mujer u hombre, es sentirse ser humano.


Un fuerte abrazo.

IGNACIORE 26 de octubre de 2010, 3:43  

Me gustó profundamente eso de sentirse hombre junto al otro, de apoyarse en el hombro y llorar sin perder la virilidad.
Es una imagen excelsa de lo que he sentido dentro, sin poder expresarlo tan bien como tu.

ANTONIO SEBASTIÁN 28 de octubre de 2010, 21:03  

Siempre, mi querido MARIO, deleitándonos con belleza, así que no puedo menos que llenarme de agradacimiento por la belleza que me aportas dentro.
Te quiero, como siempre.
DIOS te bendiga.
ANTONIO

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP