No me pidas que me calle, si no sabes lo que siento

>> jueves, 21 de octubre de 2010


No me pidas que me calle, si no sabes lo que siento.

Decirte una vez más, no es crucificarte en la tarde,

aunque mis ojos formen parte de ella

y la certeza de mirarte

conviva desde el alba al oscuro e incoloro ocaso.



El día nació bello para ambos,

azules jugando con matices,

cielos que se rompen,

brillos del sol en el agua.

Los abrazos y los besos que me lees

¡No! ¡Basta!

no me robes tanto las frases

y abrázame.



Palabras arrebatadas al instante

que duelen y no se piensan,

y ahora

no me pidas, por favor, que me calle, si no sabes lo que siento.

Lo dicho volando al cielo,

confundido entre las nubes

y ese amor

que se muere todo el tiempo.

¿Cuándo podré leer tu poesía inacabable

que aún no comenzaste?




2 comentarios amigos:

Noray 21 de octubre de 2010, 16:47  

Soy devoto de tu palabra,
jamás lo fui de tu silencio.
No te calles, y si lo hicieras,
háblame con una mirada,
con una sonrisa, con un ademán,
con un etéreo pensamiento.
No te calles, y si lo hicieras,
nunca me hables en silencio.



Un fuerte abrazo.

Alfonso 23 de octubre de 2010, 20:53  

Eso de pedir que uno se calle... a no ser que sea para que te hablen en verso, no tiene justificación :)

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP