Un rostro de mujer

>> viernes, 9 de septiembre de 2011


Te presto mis ojos,

si un día decides que la luz no llega a tu vida

y que el blanco y negro pincela cada uno de los suspiros.

¿Qué te queda

más que marchar y vivir de lo que sueñas?

Un mundo enorme se te adelanta.

África sedienta cobija a sedientos,

una tierra yerma,

un árbol que no termina de crecer

junto al llanto confundido con el trotar de los caballos.

La oscuridad del que se queda en el camino,

y la piel enroscada en la zarza

dañan al ojo seco que se niega a cerrar.

Camina delante si acaso aspiras a más,

si crees que la forma de rostro de mujer te da cobijo.

No escuches a los que te hablen de la muerte.

Tan sólo sé valiente

y cuéntame

de cuántos colores dispone ahora tu vida.

2 comentarios amigos:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ 21 de septiembre de 2011, 21:47  

Mi vida es un paisaje de colores, que yo misma pincelo a diario, haciendo lo que me gusta o lo que es necesario, disfrutando de todo cuanto tengo a mi entorno y dando lo mejor de mi a quienes me rodean, sin esperar nada a cambio.

Un abrazo multicolor, saludos!

Chapellina 9 de enero de 2012, 5:18  

Hola. Puedes decirme quién es el autor del poema?

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP