Los girasoles de Van Gogh

>> lunes, 26 de marzo de 2012

Percibo el olor de los girasoles de Van Gogh mientras me atrapan sus amarillos. Huelo y vivo. Mezcla de colores con olores, o acaso letras para querer transmitirlo. Este instante es mi único deseo para la vida. Hoy me quedo así.


Cinco sentidos, una misma sensación.


Rumores a mi alrededor mientras consigo aislarme sin temor a miradas. La gente camina en torno a mí, pero por una vez, no es a mí a quien examinan. O al menos, yo no me siento observado. Al fin, estoy solo.


Lo estoy consiguiendo.


Quiero quedarme a vivir en este espacio.



1 comentarios amigos:

José A. Socorro - Noray 26 de marzo de 2012, 19:18  

Desde luego, la vida es efímera y hay que aprender a vivirla instante a instante.

Un fuerte abrazo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP