Hay días...

>> domingo, 16 de agosto de 2009


Hay días que quererte, quererte,

te quiero,

y hay días que no suena ni huele el mar.

Hay días que por ti cambiaría mi vida,

y hay días

¡oh, si acaso no existieran!

que estar vivo no significa vivir más.



Tú nunca tuviste que limpiar la sangre de una herida

(roja, espesa, pestilente)

y yo nunca lloré lágrimas de plástico

(azul).

Es por ello que no necesito que me escuches,

que mis poemas conviertas en tu Biblia

o que te bebas los rencores que olvidaste malgastar.



La música y la poesía,

aquella que un día grabé en mis poemas,

improvisaron una lágrima,

lavaron el corazón de quienes me quisieron ver despertar

(desde entonces duermo al lado de cuerpos extraños,

no amo, fornico,

no desayuno nunca más café).

Mas sentí el dolor de la música,

lloré angustias como se lloran mares,

grité a la luna en noche oscura,

me convertí en el escritor que nadie lee.



Perdona por regresar,

pero te extraño tanto.

Tanto…



Foto: HISAE&JERO






12 comentarios amigos:

Markesa Merteuil 16 de agosto de 2009, 18:03  

:-)

Alfonso 16 de agosto de 2009, 20:57  

Qué raro, he visto esto en tu facebook, y el reader no me ha avisado. Investigaré :)

* * * Adinel * * * 17 de agosto de 2009, 1:59  

muy linda, llena de tristeza.

Saluditos
*_*

Cemanaca 17 de agosto de 2009, 14:18  

No se que decir...
será que estoy en algún día de esos que tan bella y tristemente describes.

Buena semana.
saludos conversos.

Terapia de piso 17 de agosto de 2009, 23:58  

La potencia de la melancolía y la tortura del recuerdo.

Un abrazo, Hisae.

José Roberto Coppola

Juanra López 18 de agosto de 2009, 11:25  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juanra López 18 de agosto de 2009, 11:26  

llorar mares los deja con más sal
la sal es la vida
y la vida nadie la lee...aunque te conviertas en escritor.
besos volados

Juanra López 18 de agosto de 2009, 11:27  

escritor de salitre...

David Samayoa 19 de agosto de 2009, 21:36  

Como se extraña, mi querido mario... como se extraña al maldito bienestar, maldito nectar, maldito arrabal de viejas costumbres de amores ocultos que queremos guardar...

Condevolney 20 de agosto de 2009, 11:47  

"Perdona por regresar,
Pero te extraño tanto.
Tanto"...... tanto.

Aunque el perdón tuviera alma, el daño está hecho, cosido con bramante a nuestro fútil recuerdo.
Es cierto que a veces la música llora a mares convirtiéndonos en grito escrito que al final casi nadie lee, pero creo que lo importante es dejarlo grabado a fuego, como tú haces con tus versos en mi lábil corazón.

Abrazos de brazos abrazaderas

Angel 25 de agosto de 2009, 10:00  

Precioso texto. Preciosa foto.
Veo que amplias las facetas de tu arte!
Besos. Mario!

Noray 29 de diciembre de 2009, 19:05  

A veces es necesario regresar
aunque no suene ni huela el mar,
sólo volviendo una y otra vez
se puede entender la vida.


La vida es un infinito regreso...
y yo siempre te leo.


Un fuerte abrazo

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP