Voces

>> jueves, 15 de julio de 2010


Era bello. Muy bello. Excesivamente bello.

Pero no me enamoraban sus palabras, porque callaba.



Reserva tu voz para quien a ti te interese que la escuche –le dije.

Reservaré mi voz para quien se merezca oírla –contestó muy seguro. Son más los gestos que ofrezco, que la voz que callo.



Y siguió callado, mirándome, con sus cejas rubias y su cabello despeinado.





En colaboración con Kiko Sánchez


1 comentarios amigos:

Noray 17 de julio de 2010, 1:06  

A veces el silencio guarda todas las voces y todas las palabras. Los sentimientos siguen siendo los mismos.


Un fuerte abrazo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP