El espejo

>> domingo, 26 de octubre de 2008


Estaban juntos y a solas, después de tiempo sin soledades compartidas. Estaban juntos en cualquier lugar sin un escenario en concreto. Ya daba igual. En aquel instante demasiado estudiado se podía masticar el adiós.

- Jamás en este tiempo me dijiste que me amabas.
- Nunca miento.

En aquel inanimado escenario de los adioses menos dolorosos, había un espejo. Ese espejo les obligó a mirarse. Era la primera vez en millones de minutos que se miraban a los ojos. Muchas veces, él creyó que el reflejo no podía ser cierto, que sus ojos eran una invención. Aunque hoy, ahora mismo, los tenía delante de su retina.

- No creo que jamás necesitaras que te explicara los besos.
- Nunca supiste besar.

El tiempo pasó sin pedirles permiso y en su amor hubo un cambio sin saber muy bien porqué.
Se levantaron y ambos caminaron pero en direcciones opuestas. Esa fue la última vez que las sombras caminaron juntas reflejándose en el espejo.

19 comentarios amigos:

Alfonso 26 de octubre de 2008, 18:57  

Pues mejor así , ¿no? para que seguir con alguien que ni te quiere y encima dice que ni besas bien.
Ay, el amor nos hace ser ciegos...

Juan Cairós 26 de octubre de 2008, 21:58  

Me pillas ebrio Mariooooooo!!
No deja de ser curioso lo del espejo, ahora me veo doble, pero igualmente me encanta lo qhe escribes!

mañana me paso y me lo leo con calma!

Gracias por las felicitaciones!!!

TE CITO:
"Muchas veces, él creyó que el reflejo no podía ser cierto, que sus ojos eran una invención"

Todo lo es querido amigo, eres profundo y sutil cuando quieres!

Stultifer 26 de octubre de 2008, 22:06  

¿Quién no sabe besar? Que me lo explique.

SOL 27 de octubre de 2008, 12:03  

Para que seguir con una relación que nos hace daño!!! y si enrealidad no era que no sabia besar... sino que YA NO SENTIA LAS GANAS DE HACERLO? Otros horizontes te esperan.. otra sombra que te acompañe!!! Besos

Thiago 27 de octubre de 2008, 12:16  

joder, que fuerte, pero ¿dónde está el cambio? Si dice que nunca supiste besar y nunca miento, veo que no ha cambiado mucho la cosa, pq nunca es nunca...Y nunca hay que empezar una relación si no te gusta como besa, y, si me atreviera, sin saber mentir un poco, jajaja. A veces hay que mentir algo, no se puede ser brutalmente sincero y según un studio reciente todos mentimos 4 ó 5 veces al día ¿Estadísticamente se puede librar nuestra pareja de una mentirijilla? Yo creo que no, jajaa

Bzs

Haldar 27 de octubre de 2008, 14:00  

Realidad? Ficcion? Triste si! Besos!

Juan Cairós 27 de octubre de 2008, 14:39  

Si Mario, a veces lo esquivamos, y a veces succiona las sombras...

Es una historia que te deja a medias, sientes que te pierdes algo de una relación.
Me dejas con la intriga, detecto deseos y "adioses" que no quisieron serlo...

Tú si que eres genial,Mario, gracias por las perlas que vas dejando por mi blog, de verdad, me da un subidón cada vez que dejas algo en el buzón!!!

Muy guapo el relato, eres un Gourmet de platos exquisitos,y en este caso con un postre muy sugerente.,,

Un abrazo amigo!!

Omar Magrini 27 de octubre de 2008, 16:09  

Hay gente que no sabe besar, (y gente que sí)tambien hay gente que no sabe amar (y gente que sí) y tambien hay gente que no sabe mentir, (y otros viven mintiendo) incluso hasta los espejos pueden llegar a mentir y engañar, quizás algunos devuelven la imagen que uno quiere que devuelvan. (y no la real.)Ahi estamos en problemas.
Un afectuoso saludo.
oMAR

TOROSALVAJE 27 de octubre de 2008, 19:03  

Buen relato, los espejos nunca mienten, a veces son odiosos.

Saludos.

Angel 27 de octubre de 2008, 19:24  

Los reflejos de un espejo pueden engañarnos... ¿no es mejor mirarse a los ojos directamente?
Nosé! Hay muchas cosas que no se pueden decir sólo con besos. Sí! Los besos dicen mucho... pero el amor es mucho más grande que los besos. O puede serlo!
En fin!... Curioso texto, Mario...
¡Intrigado me tienes! jajaj!
Besos -éstos sí que son completos!- Mario!!!
Angel

ANTONIO SEBASTIÁN 27 de octubre de 2008, 21:29  

SOBERBIO. Nueva oportunidad para conocer seres humanos fascinantes

Markesa Merteuil 27 de octubre de 2008, 21:40  

Se me ha ido a mí mucho la pinza o... en realidad es un monólogo en el que el yo habla con el ego o con el alter ego o... La autocrítica o es cruel o no merece la pena, ¿no? ¿Para qué mentirnos?

Gera 28 de octubre de 2008, 15:29  

muy lindo post.

Gera 28 de octubre de 2008, 15:29  

muy lindo post.

César 29 de octubre de 2008, 9:56  

Si a alguien no podemos engañar de verdad es a nosotros mismos. Frente a nuestra propia imagen encontramos nuestra verdadera realidad. No saber amar, no saber besar...¿Puedo aprender?...me preguntaría.

Me has quebrado el esquema de hoy, para tener uno más "natural"...Gracias. Un abrazo

Thiago 29 de octubre de 2008, 10:17  

CAri, tengo novio, novia y marido virtual... per te creerás que no se cómo se toma un café virtual? jajja

Bezos

SOMMER 29 de octubre de 2008, 11:31  

Menos mal que el espejo pone a cada uno en su sitio ¿o no?

Abrazos amigo Mario.

CalidaSirena 29 de octubre de 2008, 13:31  

Duro es cuando todo se acaba, pero más duro es cuando uno se enfrenta con la realidad de las palabras..
Besos muy cálidos

Ana Belio 30 de octubre de 2008, 5:50  

En el reflejo que observamos, también está la verdad.

Dos

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP