Qué me queda de contar

>> viernes, 26 de diciembre de 2008


















Foto: Armando Caldas

Qué me queda de contar

más que las hojas de un almanaque en paro,

esperando que la luz refleje en tu espalda

si acaso quisiste dormir conmigo.

Y te pido

que de cada siete silencios

dos se conviertan en besos y

tres en poemas de amor.

Te cedo dos si acaso quieres intimar con el diablo

y rezar letanías de amargo dolor,

mientras que a mí me ames con eternos orgasmos

y no olvide nunca la marca de tu olor.


Qué me queda,

si me ahogo entre tus besos y tu mirada me traspasa,

aunque tapen tus rizos cualquiera de tus ojos.

Y sonríes

y me aseguras que despertó tu corazón al encontrarme.

Y me vendes los lamentos a reales

mientras robas emociones,

secuestrado entre las sábanas blancas de una cama,

jugando con la lujuria.


Y te pido

que de cada siete silencios

dos se conviertan en besos y

tres en poemas de amor.


Sonríes mientras fumamos el amor ya consumido,

el sexo consumado

y me duermo entre el coral de cualquiera de tus piernas

esperando, si acaso, el amanecer.





14 comentarios amigos:

Juan Cairós 26 de diciembre de 2008, 18:23  

joderrrrrrrrrrr, guapísimo Mario, tanto la foto como el poema, me has dejado con la boca abierta...

"Y te pido
que de cada siete silencios (dias de la semana)
dos se conviertan en besos y
tres en poemas de amor"

Precioso...Sentido.

Ya te echaba de menos, que no publique a menudo no significa que pulule por la red, aunque ahora llevo días desconectando, que es bueno de vez en cuando.

Respecto al Poema:

La primera parte simboliza una asumida derrota: Ya no puedes contar un desespero, las ansias carecen de tiempo.

La segunda parte refleja, para mí, el ascenso de esa derrota por la "dura y erecta carne", proclamando tus deseos hirvientes quizás entre tus piernas, perp infernales en tu espíritu...

La Tercera parte es la parte que te corresponde, la dedicada al poeta que escribe sus emociones a cambio de herir a consciencia...

"Esperando, si acaso, el amanecer"

Deseo que tu entrega sea correspondida, la otra persona debería escucharte, a pie de cama,libres y sin represiones...

Mariquita soñadora, poeta de escuela, alma invisible, amigo, alma, ser, suspiro atemporal...

Juan Cairós 26 de diciembre de 2008, 18:23  

Ahhh, y hágame el favor de ser feliz...2009 veces más que hoy.

TOROSALVAJE 26 de diciembre de 2008, 19:47  

Seguro que será un amanecer hermoso.

Saludos.

Markesa Merteuil 26 de diciembre de 2008, 20:03  

Al menos los vende. Otros, los lamentos, los regalan...

Noray 26 de diciembre de 2008, 22:54  

Excelente, como siempre.
"Y te pido
que de cada siete silencios
dos se conviertan en besos y
tres en poemas de amor" ¡Sublime!

... seguiremos esperando
otro nuevo amanecer.

Un abrazo

Ana Belio 27 de diciembre de 2008, 9:57  

Me encanta la sensación de calma que me invade siempre al leerte, mi querido Mario.

No hay nada como leerte en silencio, para después decir en voz alta...

Te queda el amor dulce Mario, siempre te quedará el amor.

Miles.

Nacho Hevia 27 de diciembre de 2008, 14:03  

qué silencios tan bien utilizados...
( )

besos de brasero

Paco 27 de diciembre de 2008, 15:58  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco 27 de diciembre de 2008, 16:00  

Me dejas sin palabras Mario. Es preciosa...muy bonita. El deseo hecho pasión y su decrepitud muerta en sonrisa.
Abrazos
Franc.

Alfonso 27 de diciembre de 2008, 20:05  

Te quedan muchas cosas que contar. Porque haces tan grande el amor, que no se queda encerrado en una cama. Por las mañanas, sus ecos llegan a nosotros, por muy lejanos que estemos. Te escuchamos hasta los silencios, Mario, fíjate lo que consigues. Un abrazo.

Luzzy Duran 27 de diciembre de 2008, 20:39  

wow!, escribes genial, el último verso me enamoro, que pases felices fiestas y los mejores deseos.

CondeVolney 27 de diciembre de 2008, 22:09  

Bellísimo poema señor poeta, romántico y esplendido,

“Y te pido
que de cada siete silencios
dos se conviertan en besos y
tres en poemas de amor.
Te cedo dos si acaso quieres intimar con el diablo”

Prodigioso, forjando el almanaque del amor y seguro que esperando el alba entre sus piernas.
Y dime ¿qué te queda por contar?, admirado poeta canario.

Mi alma farolera, ya no tiene dudas, siento admiración por su Pensamientos.

Elisa 28 de diciembre de 2008, 7:57  

Me encantó... volveré ;)

(además tienes unos analistas como comentaristas dignos de mimar...eh?)

Carlos 28 de diciembre de 2008, 8:43  

Por lo que leo veo que sigues siendo El Caballero de las Hermosas Palabras..... Te sigo, Mario. Un placer. Carlos

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP