Pobre poeta preso

>> martes, 19 de enero de 2010


Pobre poeta preso,

en su propia cárcel de musas incoherentes e animadversión.

Rastrea caminos que acaricia,

como el hacha acariciaría los troncos del abeto.

¿Lloraría lágrimas de resina el poeta

ante tal soledad y silencio obstinado?

Extremismo sagaz aquella tristeza del espectador,

teatro de una vida,

que agoniza entre risas

y gana en cada una de las lágrimas capaz de engendrar.

¡Ay poeta preso

de cárceles de palabras vanas de significado!

Gozas de carácter antitético,

y tu poemario me recela besos y caricias

en noches a punto de ser inventadas.




5 comentarios amigos:

BRILLI-BRILLI 19 de enero de 2010, 17:42  

Me quito el sombrero por esta gran belleza.
Besos

Noray 19 de enero de 2010, 21:07  

¡El que no esté preso de las palabras que arroje el primer silencio!


Es una gozada leerte.


Un fuerte abrazo

Ele S.G. 20 de enero de 2010, 11:37  

la cárcel de las palabras vacías es una de las peores cárceles...

sólo se puede salir de ella con la sinceridad

:-)

Pekenia Amanecer 24 de enero de 2010, 20:08  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pekenia Amanecer 24 de enero de 2010, 20:11  

La condena del poeta en aquella cárcel...

"En su propia cárcel de musas" la frase me encantó es ciertamente preciosa.


Un beso.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP