Caja de madera

>> martes, 26 de enero de 2010


Recuerdos empolvados en una caja de madera

guardada en ese baúl olvidado del fondo de mi memoria.



Temí ya no tener vida

o que se me desprendieran el corazón y el alma,

unidos.



No había nada y

ni siquiera alcanzaba a ver las huellas

que me indicaban el camino para encontrarte.



Saqué la botella

y en su transparencia pegué mis lágrimas.



Encendí una vela para jugar con sus sombras

y me retiré,

lentamente,

como el telón que cae sobre el escenario si termina la función.



Lentamente.





13 comentarios amigos:

Juan Ángel 26 de enero de 2010, 19:01  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ángel 26 de enero de 2010, 19:01  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ángel 26 de enero de 2010, 19:01  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ángel 26 de enero de 2010, 19:04  

Son secretos de muchos, túneles a el interior de cada uno de nosotros, de aquellos que sabemos que trás los muros se esconde la luz. Me engancha.

Juan Ángel 26 de enero de 2010, 19:04  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Noray 26 de enero de 2010, 19:43  

Luces y sombras
conforman nuestra vida
y aunque la memoria
huye a veces
siempre deja una estela
en el camino.


Un fuerte abrazo

Ele S.G. 27 de enero de 2010, 19:41  

Me gusta la idea de la caja de madera

¿Has leído a José Hierro? creo que te gustaría

Omar Magrini 27 de enero de 2010, 19:48  

Buenisimo Marito, como siempre. La mejor frase:
como el telón que cae sobre el escenario si termina la función.
cuanta verdad.
Te cuento que en seminario de literatura que estoy haciendo en Comillas me pidieron que hiciera un soneto, imaginate! Bueno, te mando un fuerte abrazo desde la helada madrid.
Omar

Markesa Merteuil 28 de enero de 2010, 18:29  

A mí me gusta que corazón y alma estén separados, porque cuando el alma se aletarga el corazón sigue latiendo, a la espera de que el alma vuelva a la vida.

Anónimo 28 de enero de 2010, 19:06  

¿Que sería de nosotros si no hubiese ese telón? ¿si nada tuviera su fin?
Joaquin. Fuerteventura

Mia 31 de enero de 2010, 22:30  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mia 31 de enero de 2010, 22:35  

Empolvados más no olvidados y llenos de experiencias que recordar,
Los malos deven estar....los buenos....Salut por los buenos!!..
Besos de esos mi querido Mario...

elvientoenlasvelas 12 de marzo de 2010, 14:52  

Mi adorado Leòlo décía 'Porque sueño no estoy loco'. A lo que deberíamos añadir 'Porque escribimos no llegamos a estar locos'. Seguir es no morir.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP