Diario de una despedida

>> martes, 2 de febrero de 2010


Temblaba una sombra doblando la esquina,

ni era tuya,

ni era mía. ¡Ver la niebla caer en la noche!

Respiraba al mecer tu cuna, si acaso ya naciste,

y quería olerte

aunque el aroma de las flores matara ya tu olor.

¡Qué maravillosos ojos,

aquellos que conviertan en belleza un otoño!

¿Cuánto tiempo te vas? –me preguntaste.

¿qué será de mí?

¿del frío?

¿del breve?



Sin saber, que estaba en ti,

bebí de tus labios aquella vez que dormías.



No poseo más yo, que yo mismo,

en mi jardín, dormido, y latiéndote.




12 comentarios amigos:

Noray 2 de febrero de 2010, 20:31  

Hay preguntas que laten
en el fondo de las pupilas,
cuando la oscuridad de la noche
se apodera de la piel,
aunque siempre esté en ti
y tus labios guarden
el néctar de la vida.


El otoño siempre es un derroche de belleza,
aunque mis ojos estén a veces ciegos.


Un fuerte abrazo

Ele S.G. 2 de febrero de 2010, 21:53  

Esto me recuerda a un relato de Ray Bradbury

:-)

Cada vez te comparo con un escritor distinto

Juan Ángel 2 de febrero de 2010, 23:24  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ángel 2 de febrero de 2010, 23:24  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ángel 2 de febrero de 2010, 23:24  

Siempre te vas, pero siempre quedas en mi. No me importa que te alejes, porque cuando llega la noche, te revivo y te renazco. Renaces cada día, cada día te reinvento. Vete, que nada podrá apartarte de mi.

Juan Ángel 2 de febrero de 2010, 23:24  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ángel 2 de febrero de 2010, 23:24  

Siempre te vas, pero siempre quedas en mi. No me importa que te alejes, porque cuando llega la noche, te revivo y te renazco. Renaces cada día, cada día te reinvento. Vete, que nada podrá apartarte de mi.

Markesa Merteuil 4 de febrero de 2010, 16:47  

Tal vez ni eso poseas.

Omar Magrini 5 de febrero de 2010, 11:10  

Bebi de tus labios aquella vez que dormias...
que frase!!!! Me encantó. No te vayas, no te escapes, quedate y continua deleitandonos con tus poemas!
Un fuerte abrazo.
Omar

IGNACIORE 5 de febrero de 2010, 16:27  

Leo con grata satisfaccion tus escritos. Desde aqui un nuevo lector.

Alfonso 7 de febrero de 2010, 0:06  

¿Qué será de mí?
Esa es la pregunta, sí...

fydo 8 de febrero de 2010, 10:25  

Hola Mario: Es verdad, que difícil resultan las despedidas, y más cuando el amor está en medio de ese "adiós", donde se entrecruzan sentimientos, sensaciones, vivencias.., un sin fín de realidades que quedan en el pasado pues ya no soy ni presente ni futuro, Enhorabuena por permitirnos disfrutar de tal despedida poética. Besos. Fydo. Mi blog es: http:/depasomiro.blogspot.com.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP