Descubriéndote

>> miércoles, 24 de febrero de 2010


Algún día, criatura encantadora

para ti seré sólo un recuerdo,



perdido allá, en tus ojos azules,

en la lejanía de tu memoria.

Marina Tsvietáieva




Perdido en la inmensidad de mi propio yo,

dentro de mí,

intentando resurgir hacia el mundo de los demás

a pesar de que mi interior sea demasiado extenso.

Escuchar en secreto

como caen gotas de lluvia

en esta península de mármol.

Inventarme una frase

que no haga sombra y no deje huella,

que no trastorne.

Crear con pinceles finos

ilustraciones para cuentos,

donde haya cielos rojos y caballos color salmón.



Y mientras,

el agua cae al ritmo que le impuso la lluvia,

y pierdo la mirada

entre el silencio y el caminante del paraguas azul.

Imagino el frío dañándome el rostro

mientras sigo soñando,

si acaso en mi soledad seré capaz

que me reconozcas en unos escasos versos.




5 comentarios amigos:

Sol - Imaginario Desesperación 24 de febrero de 2010, 20:12  

No tiene desperdicio este poema, es realmente exquisito..
Me voy con estos versos guardados entre mis más profundos sentidos.
Cariños!!!

Noray 24 de febrero de 2010, 20:13  

¿Quién no sería capaz de reconocerte entre tus inmensos versos?

¡Qué derroche de belleza!



¡Cuánto disfruto leyéndote!



Un fuerte abrazo

BRILLI-BRILLI 25 de febrero de 2010, 11:24  

Disfruto tanto con tus versos,que bellas palabras se entrecruzan en mi cabeza,es de agradecer...
Besos

Gabriela 25 de febrero de 2010, 15:44  

Vaya que delicioso!!!!

Froiliuba 27 de febrero de 2010, 17:58  
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP