Primavera

>> domingo, 21 de marzo de 2010

Pasa, te esperaba.

Dejé abiertas mis ventanas mientras miraba cada uno de los rayos de sol

que intentaban adueñarse de mi cuarto.

Un día de sol lo contemplo con la misma belleza que contemplé ayer la lluvia,

lluvia esta que empapó los adobes,

lágrimas como emblemas obsesivos de la tristeza.



Pasa, te esperaba.

No podía mantener los ojos como postigos cerrados a la noche.

Miraba y te olía llegar,

cantando y ocultando mi temblorosa voz.

Leo entre líneas

que perfumas hogares y siembras de parabienes los jardines.



Pasa, te esperaba.

No puedo seguir durmiendo como deberían de dormir las piedras.

Si acaso llegas

el sol deba iluminar más fuerte

mientras la lluvia engrandeció y dejó limpio ayer mi día.





3 comentarios amigos:

Alfonso 21 de marzo de 2010, 22:25  

¡Ha vuelto!

Noray 22 de marzo de 2010, 11:46  

Renació la primavera
entre las cenizas dormidas
del último invierno
como ave fénix
que siempre regresa.



Un fuerte abrazo

Juan Ángel 23 de marzo de 2010, 13:04  

TOC TOC
Salí sólo a buscarte un caja de madera. Quiero que en ella guardes todo lo que más desees. Yo haré lo mismo. Será nuestro secreto. Nuestro tesoro.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP