Cajones llenos de letras

>> jueves, 20 de mayo de 2010

Siempre he llorado cuando no merecía la pena hacerlo.

Y jamás guardé las lágrimas,

aunque tenga letras guardas en todos los cajones por ese pesar,

para decirte,

para contarte,

para gritarte nuevamente mi desdicha.



Tengo el alma cansada de tantos intentos,

rasgada la piel que recubre el corazón de lo banal.

Suplico más tiempo para taponar la herida del recuerdo,

y si no vuelves

dejar los trocitos de abono para la nueva primavera.



¿Ves llorar a alguien?

Ya nadie llora. Dicen que sobreviviré

a pesar de las direcciones distintas que ambos tomemos.

Todos vamos hacia donde sale el sol

aunque tú y yo nos separamos ya a la llegada de la luna.




5 comentarios amigos:

Noray 21 de mayo de 2010, 19:26  

Quizás no se vaya jamás,
quizás sólo sea la sombra incolora
que guarda la luna adherida a nuestra piel
mientras construimos un nuevo horizonte
en nuestra mirada llena de primaveras.


Todos vamos hacia donde sale el sol
aunque tú y yo nos separamos ya a la llegada de la luna.


Estos dos versos son de una excepcional belleza.




Un fuerte abrazo.

Alfonso 23 de mayo de 2010, 12:08  

Verdad, nos avergonzamos de nuestras lágrimas. Qué raros los humanos. Cuando un animal llora no se esconde.

Omar Magrini 29 de mayo de 2010, 14:06  

Marito querido; muy bueno como siempre, la frase del día, "Y jamás guardé las lágrimas". Me encantó. Es verdad cuando uno tiene ganas hay que llorar y sacarlo todo afuera tanto por las cosas malas como por las buenas.
Un afectuoso saludo.
Omar

BRILLI-BRILLI 31 de mayo de 2010, 8:06  

Siempre es bueno llorar,tal vez ayude a taponar heridas que sangran por el recuerdo.

Besos

Perssef Violh 15 de julio de 2010, 8:19  

me enamoré hoy, y no de ti sino de tus letras, tu y ellas no son lo mismo, pero viven juntos... me enamore de ti y de tus letras.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP