Hace tanto de aquello

>> martes, 4 de enero de 2011


Hace tanto tiempo que no escribo,

que no encuentro las letras que describan

la silueta de lo ajeno,

los pensamientos de ella mientras llora,

o los gritos de ambos

pidiendo el cariño desconocido.



No hubo malentendidos.

Tan sólo un silencio envolvente

que conseguí a tiempo meterlo

en una botella

y tirarlo al mar

(hoy flota como náufrago en busca de una isla).



Ahora el viento

susurra –ronronea.

Las aves que vuelan

me distraen,

me hacen darme cuenta

que sigo en el trance de la vida,

aunque calle,

o grite

o incluso ame.




3 comentarios amigos:

Condevolney 4 de enero de 2011, 19:18  

Llevas los versos sangrándote en las yemas,
tus dedos no se olvidan del silencio
quizá porque tú eres esa isla
a la que llegaran algún día las botellas
repletas de tus bellos pensamientos.

Qué bueno es volver a Isla Mario…

Ricardo Miñana 7 de enero de 2011, 1:15  

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.

Noray 11 de enero de 2011, 19:05  

Quizás cada uno es un poco náufrago de sí mismo. A pesar de ello, nunca te calles ni dejes de amar.


Un fuerte abrazo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP