Lloro

>> sábado, 1 de octubre de 2011


Lloro con las historias de amor entre muertos y vivos, los visionarios y los más ciegos, que sabiendo reniegan de la hermosura del amor.



Lloro, por tener que ver abrazados cuerpos unidos a escondidas, copulando entre arenas de playa, mojados por esas olas de mar que avanzan sin avisar y trepan por los costados.



Lloro, por haber estado más de una vez en tu cama y tener que morder mi lengua por no narrar lo sentido. Por agrandar con más silencios mi caja de secretos hasta creer que se haría añicos sin empujaba mis desvelos.



Lloro por extrañar ahora todo aquello que me diste y ya no tengo, por saber que nunca más será mío, y por dudar si acaso alguna vez sentiste o tan sólo aparecí por casualidad.




Lloro, por que la vida no es como yo quiero, por los gritos que tengo que ahogar y por las risas que finjo cuando te veo. Por las cosas que me pierdo por no estar contigo, por las cosas que tengo y no sé utilizar, por las mañanas que amanecen y yo me pierdo.



Lloro por ser un revolucionario de mi propia vida, por inconformista, por mentiroso y generoso, por querer sin recibir correspondencia, por tener y desperdiciar, por desear lo prohibido, por creer en el morir por amor.



Lloro por nacer con picos de sensibilidad, por tener corazón, ojos y oídos, por querer estirar más los brazos y quedarme corto, por cojear en cada uno de mis paseos.



Lloro, por los olores que me pierdo, por todo aquello ya no existe, por lo no nato y por lo consentido.



Lloro, por no dejar secos mis ojos, por dormir cada noche con la soledad y despertar con el desconcierto. Por desayunar mis propios miedos y pisar los sueños.



Lloro, por que si no lloro muero.



8 comentarios amigos:

asaborido 1 de octubre de 2011, 21:47  

Los hombres no lloran. Los poetas sí.

Enrique 2 de octubre de 2011, 16:55  
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo 5 de octubre de 2011, 6:43  

Cuando la mente está en silencio el corazón escucha. Hablamos para no escuchar. Escucha de verdad y cesarán tus lágrimas.
Un abrazo
Franc

José Alberto Socorro - Noray 5 de octubre de 2011, 19:42  

... y tu llanto
es siempre
mi propio llanto.


Un fuerte abrazo.

Enrique 6 de octubre de 2011, 22:04  
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Enrique 8 de octubre de 2011, 16:45  
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Markesa Merteuil 22 de octubre de 2011, 22:42  

Si no lloro, muero. Ciertamente. A mí, se me pararía el corazón.

Anónimo 24 de octubre de 2011, 13:29  

Qué razón tienes, caro. David

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP