Días de luto

>> martes, 15 de abril de 2014

                                  Foto: Carlos Valcárcel


Qué largos se hacen los minutos de espera
para la hora del duelo,
qué negros todos los vestidos y corbatas,
¡cuánta lástima inspiran viudas y niños!
Cuánto dura el luto que nos regalan tantas y tantas grises mañanas
y otras tantas noches sin risas ni vasos de vino,
qué inoportuno el muerto
que muere en verano y no en cuaresma
que es cuando uno ha de morir.
¡Qué congoja la que queda
después de marcharse solo!
Cuántos trapos sucios tirados
que nadie quiere lavar,
qué mueca irónica grabó el difunto en su cara
pensando en un ¡sálvese quien pueda!
y partiendo vestido todo él
de mortaja recién estrenada.
Ya no quedan lágrimas transparentes en los ojos de la viuda
hoy sólo se llora veneno,
¡cuántas ventanas abiertas
y murmullos entre casa y casa!
¡Quién viviera después de muerto!
¡Quién llorara sobre el propio él!


©Hisae 2014



5 comentarios amigos:

Anónimo 15 de abril de 2014, 19:21  

PORQUE LA MUERTE NO SE ESCOGE COMO TAMPOCO SE ESCOGE LOS QUE NOS LLORAN. TRISTÍSIMO EL POEMA, IMPRESIONANTE LA IMAGEN.

ILDUARA

Jhossef 16 de abril de 2014, 12:21  

Muy triste, pero es así, el clima completamente acertado.

TORO SALVAJE 16 de abril de 2014, 18:43  

La muerte...
La gran justiciera.

Ya no me asusta.

paginas web cali 23 de abril de 2014, 22:47  

Hermosas palabras

Markesa Merteuil 25 de abril de 2014, 1:32  

Todos lloramos alguna vez sobre nosotros mismos, pues a veces somos conscientes de que morimos un poquito cada día.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP