Tarde de toros

>> miércoles, 19 de septiembre de 2007

Pintura: José Luis Zúñiga de Corral


Vislumbraba desde el palco
en aquella tarde de toros,
la silueta del torero amado
imaginando su traje de luces
azul, alamares y dorado.

Oculto llevaba en su adentro
el amor que por él sentía,
y cada tarde que le seguía
sufría por su persona,
por su tarea de torero.

Lucía hermosa mantilla ella
aquellos días de fiesta,
engalanada de flores iba,
del pueblo la más bella.

Mas dispuesta estaba esta tarde
al final de la corrida,
en declarar este amor al torero,
en el baile de despedida.

De pronto,
las nubes cubrieron el cielo,
sonó un grito,
luego dos,
muchos le acompañaron,
ella se tapó la cara
para no mirar al toro,
que empitonaba furioso al torero
al hombre que ella amaba.

Después, se hizo el silencio,
las gradas continuaron calladas,
no se oyó nada en la plaza,
tan sólo la madre gritaba;
ella, su amada,
lloraba.

Cuenta luego la historia,
que ella se quedó muda
por no declararse nunca,
y comportose como una viuda
desde aquella tarde de toros,
donde él murió ante el bovino,
y ella,
quiso morirse en vida.

2 comentarios amigos:

Francisco 20 de septiembre de 2007, 16:29  

Poesía preciosa. Una historia que seguro ha existido en los muchos años de tradición taurina. En este caso no puedo ser imparcial si tengo que hablarte con el corazón pues, amante soy de los toros que no de los toreros, me producen una gran repulsa, ellos y tdo el mundo(me cuesta llamarles personas), implicados de alguna manera. El torero muere dignamente, el toro es torturado, no estan en igualdad de condiciones.
Un abrazo
Franc.

impromptu de ohio 21 de septiembre de 2007, 19:33  

Me alegra saber que te tomas un tiempo para ver pintura. De la que a veces es difícil enhebrar algunas palabras..
un saludo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP