El niño de la cara sucia

>> domingo, 20 de abril de 2008


Leo está huyendo, busca la soledad y el no tener que dar explicaciones. La muerte de su pareja le acompaña a cada instante. Necesita de esa soledad para calmar su angustia. Escapa de Milán para recorrer Europa. Decide instalarse una temporada en Inglaterra. Lo que ve, lo que descubre en este viaje con los inmigrantes, no es de su gusto.

“(…) ¿Qué le está haciendo este viejo, decrépito continente al Tercer Mundo? ¿Este pueblo de piratas y beodos pendencieros a sus ex colonias, a sus ex súbditos, a quienes ha doblegado con el látigo y la violencia tras haberlos despojado y explotado? ¿Con qué hipocresía el europeo impone reglas y comportamientos, como si los valores fuesen todavía de Occidente cuando, en cambio, todo demuestra lo contrario? ¿Cuál es la razón por la que, de todos los rincones del mundo, los más desgraciados, los más pobres, los parias de la historia, las avalanchas de pordioseros, las hordas de muertos de hambre y de mendigos invaden ciudades, teniendo incluso que parecer, para integrarse, educados, gente de bien, hipócritas, como la totalidad de la clase media europea? ¿Cómo no sentir una inmensa, profunda, íntima vergüenza al ver los ojos de aquel chico indio…?”

Párrafo extraído del libro “Habitaciones separadas” de Pier Vittorio Tondelli.

Me duelen tus ojos, niño pobre,
me sarna tu cara sucia.
Me pesa el aire viciado del cubículo
donde mugriento descansa tu colchón.
No soñó tu padre viejo,
el negro que llamamos,
ese techo darte
cuando huyó del Sudán.
Me duelen tus ojos, hermano niño,
por ser yo la vieja y enferma Europa.
¿Qué más puedo darte
si ya pisas mi tierra?

26 comentarios amigos:

Jorge 20 de abril de 2008, 20:04  

Creo que la consecuencia de la fusión de culturas, lleva a la migración tal vez por necesidad, curiosidad, deseo de aventura... Me gustó tu poema, es una realidad. Un saludo

Druid 20 de abril de 2008, 20:47  

Piensa que para que aqui estemos revisando la nevera tan solo para ver que se nos ha caducado sin comer, y tirarlo a la basura... gente pasa hambre.
No se como arreglarlo, ni tan siquiera como comenzar a pensar en ello.
Abrazos.

Francisco 20 de abril de 2008, 22:10  

Está comprobado que todo lo que damos recibimos, de lo que despojamos se nos depoja...El tiempo y el Ser son los encargados de poner fechas a esa realidad que se nos devuelve.
Un abrazo
FRanc.

Germanico 21 de abril de 2008, 1:32  

Creo que los del tercer mundo -en mi caso, Argentina- vemos como tierra de oportunidades a Europa. Esto ocurrió mucho en 2001-2002 aquí cuando muchos se fueron dado que en el país el 60 % era pobre, 24 %, desocupados, y había ya estallidos sociales. España sobre todo se presentó como la única opción para escapar de un sitio que parecía hundirse con nosotros en él.
Ahora que estamos mejor que entonces, tratando de cultivar soja para el mundo, y beneficiados por los buenos precios internacionales de los cereales, la carne y los minerales, aún hay buena parte de nuestra población en la miseria.

SOMMER 21 de abril de 2008, 12:46  

Quizá podamos darle, lo que otros nos dieron cuando fuimos negros. Ahora somos un poco más claros, pero aún así, somos de color.

Abrazos amigo.

Nacho Hevia 21 de abril de 2008, 13:32  

leer tu blog me hace sentir un neoburgués...
abrazos

Maria Clarinda 21 de abril de 2008, 16:08  

(...)Me duelen tus ojos, niño pobre,
me sarna tu cara sucia.
Me pesa el aire viciado del cubículo
donde mugriento descansa tu colchón.(...)


Lindo, muito lindo este teu post e poema.

Maria Clarinda 21 de abril de 2008, 16:10  

(...)Me duelen tus ojos, niño pobre,
me sarna tu cara sucia.
Me pesa el aire viciado del cubículo
donde mugriento descansa tu colchón.(...)

Lindo, muito lindo este teu post e poema.
Beijos

Lya 21 de abril de 2008, 23:52  

Realmente hermoso. Aquí en El Salvador tu historia es nuestro pan cotidiano, pero la conclusión de tu poema deja abierta las posibilidades ¿no?

Saludos.

dazein 22 de abril de 2008, 1:43  

La noche del tercer mundo
turbia... sin perdón

Hambre,
aroma cotidiano,
de pan y de
calor de sol

Lágrimas con tierra
entre cicatrices

Arando tierra caliza
escarbando,
con la idea
de un después

No tan yerto

Niño:
¿Porque no respiras?

Anita 22 de abril de 2008, 14:38  

mmm que triste y que real es...es asi este mundo, los pobres estan entodos lados, no solo pobres de economia, sino, pobres de alma, sucios de corazón y tantos más...
Que hacer contra eso? ...

Me gustaria que no existieran los pobres, los que les falta el alimento, agua, ropa,abrigo y amor... pero no tengo una varita magica...
besos

F e r n a n d o 22 de abril de 2008, 16:27  

Es increíble que en un mundo tan rico como el que aún podemos conservar, haya gente que muera y pase necesidades.

Cuando no existan los límites y las luchas inservibles, cada uno tendría lo suyo en esta vida única que no se repetirá.

Ojalá las cosas cambien, un abrazo.
Lo bueno, poder hablarlo y llamar a conciencia, sin descansar.
Lo bueno llegará pronto si así lo pensamos.

Saludos cordiales para vos, y a no decaer en la Fe.
Fer.-

Gera 23 de abril de 2008, 12:28  

increible lo leído.
Gracias por tu comentario en mi blog.
Un saludo,
Gera

Soledad Burgos 23 de abril de 2008, 14:41  

Nunca he tenido la capacidad, ese bendito don de empatizar con la cara del hambre,,,claro, en algunas ocasiones me siento a observar, a entender y me desquicio culpando a quien tenga a la mano por la maldita suerte de ese niño, de ese abuelo, de esa señora,,en fin..
Pero nunca he hecho nada al respecto, salvo alardear de mi buena suerte.
Esa si que es la pobreza amigo,,,me declaro culpable.
Un abrazo
Soledad

Raiandoelsol 23 de abril de 2008, 17:14  

Hola Mario, gracias por tu comentario, así tengo la oportunidad de conocer tus pensamientos, me gusta lo que encontré y te felicito, tus pensamientos son merecedores de aplausos. Este Post, me recuerda a "En el nombre del padre.." unas letras que ecribí. Me gustó encontrarte y disfrutar de tus letras, siempre es bueno aprender de personas como tú.

Un abrazo y mis mejores deseos, siempre.

Omar Magrini 23 de abril de 2008, 17:35  

Mario: La dominación y el dominado, el rico y el pobre, siempre existieron,existen y existiran por los siglos de los siglos. Es la forma en que funciona este mundo, en el cual un pequeño grupo de personas domina el planeta completo, fuerte y terrible pero es asi.
Un saludo
Omar

Ana Belio 23 de abril de 2008, 18:18  

Dazein, me alegra verte por aquí.

Mario ya sabes que hace muy poco que hemos contactado en este mundo tan frío, estático, cálido, cruel y superficial...como la vida misma.

Eres...tienes un alma limpia, y a menudo escribes sobre temas solidarios, les das ese toque dulce que tú tienes, y me gustas cuando escribes así.

Te digo todo esto porque sin conocerte te he apreciado y estimado mucho mientras leía esto.

Cuando no te leo también, pero al leer estas cosas todavía con más intensidad.

Un beso o Dos.

David Samayoa 23 de abril de 2008, 18:57  

Nos queda el amargo quien sabe...
sepamos decir "adios",
ya que no podemos contener al ave
de dolor que nos atormenta.

Del Verso Al Labio
http://davidss79.blogspot.com/

Markesa Merteuil 23 de abril de 2008, 23:58  

Cómo nos podrán doler los ojos ajenos cuando ni siquiera somos quienes de llorar por los más próximos. La Vieja Europa se ha olvidado de llorar, mientras agoniza...

Anónimo 24 de abril de 2008, 9:10  

mario, espero seas feliz, o esas maravillas que escribes son a costa de tu felicidad

Miguel 24 de abril de 2008, 17:03  

Por desgracia este es un problema que siempre ha existido y existirá.

Creo que la solución es complicada porque está en manos de los países ricos, y creo que a éstos no les interesa encontrar una salida.

Un placer leerte (como siempre).

Nos vemos

Fabio 24 de abril de 2008, 18:01  

Hola mario... bueh, la verdad que duelen esos ojos que ven tanta desigualdad y tanta indiferencia, y lo pero es que este modelo se hace perpetuo, se proyecta con malos augurios en futuro. Que agregar a lo que ya dijeron otros, pues nada... comparto muchas opiniones, y el tema conmueve y preocupa la desidia.
un abrazo

Peter Mc Cut 24 de abril de 2008, 18:32  

Hola... que verdad mas dolorosa, no?. La vivimos todos, desde un lado u otro y parece que el futuro no pinta mejor.
Creo que siempre habrá grupos menos beneficiados, parece ser el destino de estos pueblos. Pero seamos positivos, el deseo de muchos cuando es mayoritario muchas veces se realiza.
un abrazo pibe!

PARANOICO ILUSIONISTA 24 de abril de 2008, 20:15  

primero, segundo, tercero...cuarto mundo...y solo una vida para intentar saltar de uno a otro, tantas trampas hemos puesto en el camino a una sola, a una sola oportunidad... el silencio terminará siendo el mayor verdugo.
Un abrazo

Christian 24 de abril de 2008, 22:58  

Genial Mario!!

A veces siento la contradicción de ser americano y a la vez descendiente de europeos. Es como si nuestras generaciones demostraran el genocidio porque acá debería haber aborígenes.
Entre las políticas de este país estuvo la de hacer venir gente de europa porque se suponía que la originaria de acá no servía y por eso se la aniquilaba.

Un abrazo...

Chris

Anónimo 30 de abril de 2008, 8:30  

Me duelen sus ojos.
Y a veces también los tuyos.
Touchée.



maRia.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP