La Carta (2)

>> miércoles, 9 de abril de 2008

Querida ausencia.

Acaso llegó el miércoles. No lo sé. No sé si es primavera, otoño o invierno. Da igual, ¿acaso es importante?
Estoy aquí sentado igual que podría estarlo en otro momento, sin importar la hora o el día, si estoy vestido o desnudo... quizás imaginando un cigarrillo humeante en un cenicero o una barba de cuatro días...
Eso no es importante.
Lo importante es tener algo que transmitir.
Pero, ¿y si acaso ni eso uno tiene?Tengo muchas ganas de escribirte, de contarte, pero no hay nada nuevo en esta vida que deseo vivir intensamente para hoy narrarte.
Al menos sabrás, cuando recibas esto, que aún respiro, que mis dedos aún tienen movilidad y que ahora, estaba pensando en ti.¿No crees que todo eso ya es mucho? No tener nada nuevo que decirte, pero pensar en ti...
¡Me gustaría tanto que pensaran en mí!

Quiero mirar por la ventana para saber si hay sol,... sol, lluvia, nieve o acaso un pájaro posado en la rama del árbol más cercano. Pero no miro a la ventana, tan sólo a las letras estúpidas que ahora van naciendo pero no cuentan nada.

Estás segura, que cuando termine de escribirte, dejaré de pensar en ti. Eso es lo que tú crees. Pero, yo no tengo la respuesta. Supongo que deberás esperar a tener nuevamente noticias mías para saberlo. Entonces ambos lo sabremos.
Mientras, no dejes de sonreír cuando leas esto del loco de tu amigo, porque en cada instante que duró este instante, si acaso sólo fue un instante, pensé en ti.
Por eso, sé que te quiero.

Un beso. O dos...

17 comentarios amigos:

Francisco 9 de abril de 2008, 21:41  

A veces tengo la duda en saber si las emociones que sentimos, elevadadas y evaluadas por los pensamientos, y una vez así, estos deciden plasamarlos por escrito, solo se considera pura literatura. En este caso concreto me confirma que no, que la emoción casi se puede tocar, es expontáneo, sin llegar a estar prácticamente tamizadado por la razón.
Hermosa carta
Un abrazo
Franc.

Rosamari 9 de abril de 2008, 22:29  

Hermosa carta llena de nostalgia.
Creo que tienes mucha suerte ya que tienes en tu haber personas que no dejan de pensar en ti.
Un beso

El S@nto 10 de abril de 2008, 4:08  

Planteate dar cursos a distancia
De nostalgia, para solitarios
Para la soledad, valga la redundancia
Sin cita, ni calendario

Para la humildad, con arrogancia
Para la letra, sin abecedario
Para el amor, valga la redundancia
Enamorao de tu poeMario.

charlie 10 de abril de 2008, 8:29  

Una lágrima cae sobre mi mejilla derecha. Hoy tiene tu nombre escrito.

Bello, muy bello.

Ana Belio 10 de abril de 2008, 14:00  

Me gustas mucho cuando escribes así.

Le escribes a la ausencia y le pides que no se olvide de ti...

Ni siquiera la ausencia se puede olvidar de quién le habla en un deja vu, tan encantador.

Un beso o Dos, dulce Mario.

Druid 10 de abril de 2008, 15:35  

O tres...
la ausencia te hace valorar mas aquello que está ausente.
Cuidate, y sigue escribiendo asi.

Mummy 10 de abril de 2008, 18:29  

Hermoso, Mario.
Por mucho que la ausencia piense que nos olvidamos de ella, siempre está presente en nuestras vidas.
Tengo el vello en chinita, tal vez ella me ha rozado mientras leía.
Un abrazo.

Fabio 10 de abril de 2008, 19:36  

Bonita, sentida. Una buena manera de estar junto al otro, si ambos entienden el significado de esos hechos, no hay duda que estais comunicados.
saludos
faBio

SOMMER 11 de abril de 2008, 7:25  

Mario, espléndida reflexión y emotiva carta. Me ha encantado la forma de contarlo, el tempo, la métrica.

Abrazos

Alicia 11 de abril de 2008, 7:51  

Quien fuera ausencia

Edipo/de/Tebas 11 de abril de 2008, 11:39  

Cuantas cosas que se le pueden escribir a la querida ausencia! Muy interesante tu blog. Un saludo.

Jorge 11 de abril de 2008, 17:38  

En ocasiones pensamoemos que no tenemos nada que decir, pero la vida nos rodea de tantas cosas que del simple viento, de la naturaleza o del sentir del momento podemos expresar algo y volverlo poema. Muchos saludos.

Fabio 11 de abril de 2008, 18:29  

Holaaaaa Majo!
Gracias por tus comentarios en mi blog, y nunca rechazo unos chocolates... aparte estos son merecidos. Como se que estas en Lanzarote (yo vivi 6 años en Tenerife) nada que tenga gofio... please... chocolate blanquito, negrito, pero en lo posible nada autoctono.
Un saludo, buen fin de semana! :)

Mariano de Toledo 12 de abril de 2008, 1:20  

Querido Mario, somos nosotros quienes a veces nos olvidamos de la ausencia mas ella nunca se olvida de nosotros.

Besos, cuídate mucho.

dereyamendigo.blogspot.com

Anónimo 12 de abril de 2008, 16:40  

Encantada de leerte,Mario.todo un goce....Incluso pense es hombre el que plasma en unas letras todo ese setir jajajajaja.....Felicidades por que hay sentir con el corazón,con el cuerpo,con la mirada.....grácias.el sentir de tu ausencia.es compartido y sentido por otras ausencias.Sigue plasmasmando en unas letras tu sentir....

Isabel 13 de abril de 2008, 15:43  

Una carta preciosa, ese sentimiento de ausencia que invade el pensamiento, me he sentido identificada.

Un saludo

重新出發 12 de julio de 2016, 5:01  

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP