No dejes que la luz del faro se apague

>> domingo, 13 de abril de 2008


Ejecutor afanado en supervivencia,
dichoso de la palabra que cayó junto a ti
sin lastimar,
austero camelo para permanecer en tu sombra
hado de brindis en noches sin lunas,
casualidad el verte,
después permanecer,
y hoy
quieres que la luz del faro se apague
sin discutir.

Vociferar mis deseos no sirve a oscuras,
acrobacias para tenerte,
beato me has de ver,
repleto de horas sin sueño para darte,
brotes de certezas
de camas aún no usadas,
calado de historias aún por contar.

Me invade la pena si escapas de pronto,
amancebada espina.
Oteo de lejos el faro,
su luz tenue,
apenas viva;
no dejes por favor
que la luz del faro se extinga.

13 comentarios amigos:

SOMMER 13 de abril de 2008, 18:11  

Haré lo posible, amigo Mario, por evitar su extinción.

Volveré...

Mummy 13 de abril de 2008, 18:33  

Aunque nuestros deseos sean que siga todo como está, aun habiendo puesto ilusiones en nuestros actos, en lo que recibimos, todo puede confundirse, apartarse desvanecerse sin que nuestros gritos sirvan para nada, las luces se apagan y se tiene que buscar un nuevo faro, un nuevo puerto o quedarse varado a la espera.
Buenas tardes de domingo, querido Mario.

maRia 13 de abril de 2008, 19:27  

"Me invade la pena si escapas de pronto,
amancebada espina."

A veces duele más el hueco que deja.

HELADO DE POLLO 13 de abril de 2008, 19:48  

eyyyyyyyyyyyyyyyy primero muy buena imagen encantadora
segundo
qu bueno lo que escribiste
el final da escalofrios es emocionante fuera de joda

saludos che


quiquiriquiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Charlie 13 de abril de 2008, 20:28  

Claro como el agua, y bello como pocos son capaces.

El tiempo siempre es relativo, no hermano, no pasará.

Jorge 14 de abril de 2008, 0:17  

Todo en el entorno es cambio, la luz fuerte o tenue de la vida,solo el deseo la deja viva, son los eternos paradigmas.Bonito pensamiento al lado de la entrada, por nuestras palabras nos damos a conocer. Muchos saludos.

Ana Belio 14 de abril de 2008, 10:54  

Con un montón de horas de sueño para entregarte, sin ser, sin estar en ti, perdida y sola en la mirada que dejas en este amanecer.

Tres.

Oscar 14 de abril de 2008, 11:22  

y digo yo, ¿cuando vas publicar en libro? ¿o es que ya lo has hecho?... Un abrazo

Omar Magrini 14 de abril de 2008, 12:40  

Que no te invada la pena, la luz del faro no se apagará, su tenue resplandor iluminará el tiempo a través de la eternidad.
Excelente,como habitual.
Un saludo yq ue tengas una muy buena semana.
Omar

F e r n a n d o 14 de abril de 2008, 22:01  

Me sumo al pensamiento de Omar.
Hermoso lo que escribís. Sobre todo por la intensidad y lo preciso de los versos. Da gusto, de corazón.

Aquí en mi ciudad hay un faro todavía, de muchos años en el Puerto. Aún sigue funcionando creo.
Hace poco, un amigo de EEUU escribió algo muy bonito acerca del faro. Qué casualidad no?

Te dejo un fuerte abrazo, y como dice el dicho famoso "si quieres ser escritor: Escribe!".

Maria Clarinda 15 de abril de 2008, 9:07  

Mário através do n/gosto comum por Richard bach encontrei o teu blog, com poemas maravilhosos. Adorei.
Parabéns( voltarei mais vezes)

Nahunte_ 15 de abril de 2008, 15:03  

A veces las palabras lastiman, también las miradas, muchas veces hay que hacer auténticas acrobacias para tener algo.
Me encantó eso de: calado de historias aún por contar.
Cuesta a veces tanto ser el guardian del faro, pero el faro nunca debe extinguirse ya que lleva tu luz.
Un saludo.

tnf25 15 de abril de 2008, 17:11  

he descubierto este blog casualmente, bella poesia ..si me lo permites aqui andare dando vueltas....

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP