Gato negro

>> lunes, 2 de junio de 2008


Son sólo maullidos de un gato,
negro como la noche,
observador
en lo alto del muro.
Y despierto permaneces
mirando
por la ventana que no cerraste,
y ves al gato
difuminado con la noche.
Brillan sus ojos
tal cual brillan tus lágrimas.
Y sonríes
recordando los mimos que perdiste,
la soledad que ganaste.
Y cuentan
que el gato fue hacia ti,
y desde entonces maúlla en tu ventana,
esperando
los brillos de tus lágrimas.

18 comentarios amigos:

Jorge 2 de junio de 2008, 15:55  

Muy bello; El gato espera ver el brillo de las lágrimas, pero tal vez su compañía provoque una leve sonrisa. Saludos

Feñizio 2 de junio de 2008, 18:10  

Que lindo, medio tristón, pero muy lindo.

Saludos

F e r n a n d o 3 de junio de 2008, 1:16  

Muy bonito y linda la foto.
Ese gato está para llevárselo a casa y apretujarlo todo!

Qué animal tan maravilloso que es, para mi es el preferido. Más aún que el perro.

Saludos y buena semana para vos amigo!

FerNando.-

tiare 3 de junio de 2008, 2:12  

Hermoso poema :)
Saludos, cuidate

Besos :*

Josep Mª 3 de junio de 2008, 2:41  

Mi querido Mario...
Mi gran amigo Mario...
Siguen luciendo tus versos..
siguen brillando tus palabras...
Tube la necesidad de leerte como el gato que nunca dejará ese muro,
como el ratón que nunca dejará de estar a tu lado....
Dos besos de esos, mis manos y brazos y ese café que en su día nos unió para siempre...
Sabes que nunca te olvidaré...

Nacho Hevia 3 de junio de 2008, 6:22  

Una vez tuve una gata...se llamaba Tapita y era sensible a mis lágrimas...me miraba la cara y cuando terminaba se acercaba a mí y me acariciaba restregándose contra mí...

besos, Mario...

Francisco 3 de junio de 2008, 8:19  

Me tocaste la fibra con el tema del gato que, inevitablemente me recuerda a mi gata Lola desaparecida en agosto del año pasado...

La luz…de nuevo esta luz pasajera de la tarde en este ambiente mecánico al que intento comprender, y me pregunto donde estará Lola, que le pudo ocurrir. Todo lo veo como arte, ayudado por sencillas preguntas que se manifiestan como un aprendizaje.
Mis sentimientos consisten ahora en el amor sin fantasía, como una especie de pseudo amor, como un cuadro de de una folie à deux.

Hoy la naturaleza es generosa, aunque me haya arrebatado a Lola, evidente en su afecto como niño feliz, ávida y sin preocupación.

Respiro hondamente con afecto en el sentido que esto me afecta en la afirmación de la vida y vienen a mi mente teoremas de amor, cuando solo es posible desde la comunicación en el centro de las existencias. El sol de ocaso pretende penetrar en mi retina…erótico, fraternal, filial en su despedida, cultiva mi amistad pasándome su brazo por mi hombro, como sabiendo que Lola ya no volverá

Haldar 3 de junio de 2008, 14:34  

no cierres la ventana nunca
dejame permanecer alli maullando
en espera de una sola lagrima tuya
que me haga volver a tu lado...

Joha Zuluaga 3 de junio de 2008, 20:22  

Entre sonrisas y lágrimas perdemos nuestro horizonte, y de pronto nos encontramos dedicandonos a su busqueda...Abrazos. Visita mi blog http://johanazuluaga.blogspot.com/

PARANOICO ILUSIONISTA 3 de junio de 2008, 21:26  

mimetizado en la noche solo el brillo de mis ausencias me delata...

SOMMER 3 de junio de 2008, 21:47  

Si que está Mario. El gato todas las noches espera, pero no me decido a abrirle la ventana.

Abrazos

DianNa_ 4 de junio de 2008, 14:50  

Paseaba por aquí...
Hermosas palabras y bonitas imágenes, tienes un estupendo blog.
Disfruté leyendo tus escritos.

Besos^^

Ana Belio 4 de junio de 2008, 18:51  

Se acerca sigiloso mientras la melancolía te hace llorar, no sabe si es de amor, de dolor, de tristeza o simplemente de amor; pero llega y te roba las lágrimas que siempre derramas en la oscuridad.

Un beso dulce Mario.

Miguel 5 de junio de 2008, 12:29  

Al leer tus palabras me acordé de aquella canción de Roberto Carlos: "Las rosas decian que eras mia
y un gato me hacia compañia
desde que me dejaste yo no se
porque la ventana es mas grande sin tu amor"

Nos vemos

Currito 5 de junio de 2008, 18:39  

Bueno, el gato hace pués de compañero y paño de lágrimas. La soledad es sólo un estado mental, igual que la locura. Permíteme parafrasear a Ismael Serrano. "Mejor loco que mal acompañado". Besos.

Poetiza 6 de junio de 2008, 6:15  

Hermosa imagen, lindo poema. El gato espera, que le abras? Quiza solo desea acompañarte porque el como tu, estan solos. Cuidate.

Amaveli 7 de junio de 2008, 7:38  

La soledad que ganamos y la compañía del gato, son producto de las acciones que realizamos, pero sin ellas no aprenderiamos a valorar lo que realmente tiene sentido en la vida.

Te envío un fuerte abrazo bien mexicano!

Druid 8 de junio de 2008, 11:38  

Gato negro, siempre independiente...
Se echaban de menos tus escritos, prometo, cada vez que tenga un rato, ponerme al día en ellos, con ellos... pero ya sabes que el tiempo no es algo que pueda gestionar tan libremenete como quisiera.
Gracias por tu constancia para con mi bosque, tu presencia, es un regalo.
Apertas

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP