Aquellos felices inviernos

>> domingo, 6 de julio de 2008


No descarto días de lluvias torrenciales
en un verano roto de soles y vida.
Al lado de un mar ahogado
por sus mismas gotas de agua unidas,
yace tu huída.
Ya pasaron esos inviernos
de lumbre, manta y alcohol.
Ya se fueron aquellos días felices,
hermosos,
donde acogido en tu cabaña
pasé días enteros leyendo poemas,
y dormía al raso de las estrellas de tu techo.
Yo me creía grande y díos de mí mismo,
mientras mirando a tus ojos
intentaba descifrar tus intenciones.
Hoy rompes con el frío
y partes en dos el mar
para ir en busca de otros rincones.

15 comentarios amigos:

Homo-Sapiensis 6 de julio de 2008, 19:58  

Las constelaciones se mueven ante nuestros ojos, ante nuestros anhelos y deseos, haciendo que estos cambien, que los sintamos cada vez de forma diferente... Haciendo que descubramos emociones diferentes, algunas mas hermosas que otras, pero todas forman parte de nuestro viaje, del proceso de hacernos más completos... Gracias por visitar "El Ansia", presiosa reflexión poética. Un saludote

Germanico 6 de julio de 2008, 21:42  

Muy bonito poema. Son palabras exactas que ilustran cuando uno está enamorado. Que dolor cuando termina.

Abrazos

Stultifer 6 de julio de 2008, 22:19  

Ya pasaron esos inviernos
de lumbre, manta y alcohol


Esos inviernos nos han pasado a todos; en algún momento, en algún lugar, en algún amor y desamor. Pero vuelven ¿sabes? De otra forma, con otra lumbre, otro edredón y diferente bebidas... pero llegan de nuevo. A veces sin esperarlos

Marco Marlon 7 de julio de 2008, 12:13  

Fuiste mi fuerza cuando estaba débil
Fuiste mi voz cuando no podía hablar
Fuiste mis ojos cuando no podía ver
Tú decías que lo mejor estaba en mí
Me ayudaste a avanzar cuando no podía llegar
Me diste fe, pues tú creías
En todo lo que yo era
Porque tú amabas.

Ana Belio 7 de julio de 2008, 13:29  

No descarto níveas nieves en cualquier verano con luz de soledad, o primaveras repletas de lluvias silenciosas.

Porque sé que siempre estarás en los rincones encontrados.

Sentir, siempre sentir.

Dos.

Haldar 7 de julio de 2008, 15:22  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Haldar 7 de julio de 2008, 15:23  

Que dolorosas son las partidas, que dolorosos son los adioses. pero siempre nos quedan los recuerdos...

abrazos

El Principe 7 de julio de 2008, 16:09  

Otros rincones,
en el que, volverás
a leer poemas,
y volverás a sentirte dios
de ti mismo,
y dormirás al raso,
viendo las estrellas del firmamento.
Un saludo.

HAIRYBEARS 7 de julio de 2008, 17:32  

MUY BONITO POEMA

SALUDOS

HAIRYBEARS
http://hairybears.blogspot.com/

María 7 de julio de 2008, 17:54  

También en verano se puede sentir la niebla aunque no la haya, también se puede sentir el frío aunque haga calor, también se puede sentir el llanto aunque no llueva, todo depende de las circunstancias de cada uno.

Saludos.

Denis Fernández 7 de julio de 2008, 19:18  

Buenas,
generalmente uno vuelve a encontrar inviernos que en algún punto son parecidos. Buscar otros rincones habla de un alma que quiere seguir escondiéndose.
El poeta Sabina decía:

"Después de tanto tiempo al fin te has ido, y en vez de lamentarme, he decidido tomármelo con calma.
De par en par he abierto los balcones, he sacudido el polvo a todos los rincones de mi alma.
Me he dicho que la vida no es un valle de lágrimas... y he salido a la calle como un explorador.
Y en otros ojos me olvidé de tu mirada y en otros labios despisté a la madrugada
y en otro pelo me curé del desconsuelo que empapaba mi almohada."

Saludos

Ralph 7 de julio de 2008, 22:17  

Bonito poema, como la tierra en que vives, llena de contrastes.

cuchhhi 8 de julio de 2008, 11:03  

Vuelve ardiendo el verano
en estas brasas de infancias,
arden las estrellas en su cielo de carbón,
arden los montes,
la sed del fuego.

Arden nuestros cuerpos acostados
en las arenas de las playas,
arde el centro de nuestro mundo,
ardiendo nuestros ojos,
buscando consumirse en el oleaje.

un abrazo

Thiago 8 de julio de 2008, 12:08  

Bueno, mira cari... ¡que se vaya! el/ella se lo pierde pero tu sigues siendo el dios de ti mismo, y otro/a mejor vendrá.... El que ha estado viendo a dios y no lo reconoce no merece tenerlo, jajaj

Bezos

Thiago 10 de julio de 2008, 17:27  

Cari, no... Se puede beber si sed, pero amar sin amor, creo que no es posible... yo siempre amo a los qu amo, aunque sea la puntita, jajaj

Tu post, bellisimo por otro lado, me evocó a Stultifer, por lo de subir la esclera, ya sabes, jaaja.

Bezos sedientos bezados, jajaj

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP