Dime tu nombre

>> jueves, 24 de julio de 2008

Te siento cerca.
Dime tu nombre
y te haré el más hermoso de los palacios
con escalinatas del cristal de mis lágrimas
y balcones con las vistas de mis ojos.
Dime tu nombre
y grabaré tus iniciales
entre los árboles del bosque de mi vida,
y tus besos no serán más tus besos
porque serán el secreto que atesora mi corazón.
Dime tu nombre
y te juro la fidelidad más absoluta,
la felicidad más inmediata,
las soñadas noches de amor.
Dime tu nombre
y viviré por siempre para soñarte,
y mis canciones no serán nunca más
absurdas baladas de amor.
Dime tu nombre
si acaso lo he olvidado,
pues recuerdo haber visto antes tu cara
y aún percibo tu olor.


20 comentarios amigos:

Markesa Merteuil 24 de julio de 2008, 18:33  

¿Balcones con las vistas de tus ojos? Balcones de espejo, tal vez, pues tus ojos sólo ven a quien mereció tus versos.

Stultifer 24 de julio de 2008, 20:24  

No me digas tu nombre, que quiero imaginarte con todos y cada uno de los nombres de todas las personas a las que he amado.

Thiago 24 de julio de 2008, 20:59  

CAri, yo no te lo voy a decir, pero te voy a dar una pista.... ¡Mi onomástica es mañana! jajajaaj

Eres un romántico, no me extraña que Stultifer esté tan loco por ti, pero mira, ni el nombre te dice.. pq a ver, ¿Qué nombre es Stultifer? jajaj

Bueno, en serio, un poema precioso, aunque las baladas de amor nunca son absurdas, a mi me encantan y de hecho a este poema tuyo le pones música, y hala, una canción de Leonard Cohen.

Bezos

Stultifer 24 de julio de 2008, 21:03  

Thiago: Si, claro, como que te llamas Santiago. ¿Y la H? Ah, que la has puesto en el "hala". Ya decía yo. Entonces sí.

Ana Belio 24 de julio de 2008, 21:57  

Mario...algunas veces escribes unas poesías que al leerlas directamente, son besos de tus dedos hacia los ojos de quién lee.

Los que quieras...pero muy cálidos.

Charlie 24 de julio de 2008, 22:11  

Me encanta cuando rimas así, eres elegante haciéndolo, la madre que te parió..¿quién sería?...
mancantao.

Cemanaca 24 de julio de 2008, 22:27  

Robaría este poema y lo pondría en todo los lugares que fuera impregnado de mi aroma para que le llegara al ser que ansío y deseo tener!
sencillamente HERMOSO!!

Saludos conversos.

yo 25 de julio de 2008, 0:06  

Mi querido MARIO:
Te siento cerca como de costumbre. Mi amor por ti es como siempre cotidiano, sencillo, discreto, de andar por casa. Por eso la distancia hace muy poca mella en el. Poca, escasa, ninguna, ... . Mi amor es ese amor de todos los momentos. De los buenos y de los malos momentos. Sereno y sosegado. No es amor de los instantes de éxtasis, ni de pasión exacerbada, ni de instantes de orgamos. Es el de retirar la mesa, de fregar los platos. Es el de la amistad, es el de sestear viendo la televisión, en silencio, el de la mirada y el de la conversación serena. No es de la pareja, ni el de arrobos adolescentes. Es el de ciudar tus macetas en vacaciones con mimo, por ser tus plantas. Mi amor es tal vez todavía desconocido, es el que espera un mensaje tuyo para decirme que estás bien, y que así, yo sea feliz. Es el amor de quien espera una llamada tuya para quedar y vernos. Y en definitiva y sobre todo es el AMOR, (así con mayúsculas), es el AMOR que tu quieras que sea.
Muchos besos de todos tus colores
ANTONIO

Nacho Hevia 25 de julio de 2008, 12:14  

un nombre...una palabra...para aferrarme a ella como un loco a su sueño...

hermoso, Mario...suave, tierno y sensible..,

besos de alta mar

Luna 25 de julio de 2008, 12:22  

Qué lindas palabras y hermosa foto!

Al otro lado del deseo 25 de julio de 2008, 20:06  

Mi nombre es Deseo
y estoy al otro lado
esperandote siempre
sentado frente a un lago

Añorando tus palabras
que llegan a mi corazón
que alientan mi espiritu
y me alegran el corazón

Mi nombre es Deseo
y quisiera abrazarme
en las palabras de tu boca
y el sentimiento de tu aire.


Te espero siempre
Al otro Lado del deseo

Besos..besos y besos

Anónimo 25 de julio de 2008, 20:42  

No te faltan nombres
y mucho menos amores...

Pero yo no caminare
por ese palacio
ni me asomare por esos balcones...

Ni mia sera tu felicidad
y no aparecere en tus sueños...

Mi nombre?
Tu lo sabes...

Alfonso 25 de julio de 2008, 21:26  

Te iba a decir que escribir 'te juro la fidelidad más absoluta' te engrandece como persona, aún más si cabe por lo bien que escribes :)

Enhorabuena :)

Bala 25 de julio de 2008, 21:37  

Hola, mi nombre es Bala, me interesa sobre todo lo del palacio, ¿puede ser con piscina?, el resto, bueno, ya lo iremos viendo con el tiempo...

Noray 25 de julio de 2008, 21:53  

Bellísimo poema.

Decir un nombre
sería matar el poema.
Es perfecto.

Un abrazo

Cemanaca 26 de julio de 2008, 14:53  

Hola Mario!
Te deseo un buen finde.

Saludos conversos.

Rocío 26 de julio de 2008, 20:07  

Dime tu nombre
si acaso lo he olvidado,
pues recuerdo haber visto antes tu cara
y aún percibo tu olor.


¡Qué buen final!
Cuando das el nombre a algo, es como si lo hicieras tuyo, lo apresaras, empezara a existir para ti. Por eso es tan importante un nombre.

Saludos.

Germanico 26 de julio de 2008, 20:49  

Que hermoso. Toda la vida ofrecida en una poesia, en balndeja de oro.

Saludos

Francisco 27 de julio de 2008, 11:14  

Mi nombre es amor, todo los días de mi vida va junto a mi, y cuando te visito extiende su mano para darte este fuerte abrazo y puedas participar de él.
Franc.

Reality Bit 27 de julio de 2008, 12:10  

El aroma de una persona es lo último que se pierde. Hay personas que pasaron por mi vida y cuyo rostro ya casi no recuerdo, su nombre me es ya desconocido, sus hábitos ahora son una misterio. Y sin embargo, si me concentro, llega a mis pituitarias el aroma que desprendían antaño...

Qué curioso es el cerebro humano. O yo personalmente, no sé.

Saluditos apretados

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP