Gupo

>> jueves, 3 de julio de 2008


Gupo se sentó en el taburete de tres patas dispuesto a que le pintara.
Los dos nos hablábamos en inglés. Él sonríe al escuchar mi acento y yo sonrío con su cara de payaso.
Le he contado de la reducida gama de colores de mi paleta, pero Gupo no me escucha y sólo desea ser pintado: ya inventaré yo colores para ti –es toda su respuesta.
Le miro nuevamente a la cara: así no puedo pintarte –le digo sin poder parar de sonreír. ¿Acaso no puedes parar de hacer muecas?

Gupo va descalzo. Le gusta mostrar sus pies. Juega con mis pinceles entre sus manos, también hermosas. Es inquieto, payaso, sonriente, a la par que deja traslucir su carácter. Le veo transparente. Él mira de reojo y me saca la lengua. Es como si pensara que tal vez alguien le pudiera ver hacer semejante payasada.

Gupo me mira silencioso. Serio. Por fin se quedó tranquilo. Ahora sí podré pintarle.

Mientras dibujo trazos en mi lienzo pienso en cómo conocí aquel día a Gupo, en la calle, solo. Estaba sentado en el bordillo de una acera, de una calle que ya ni recuerdo. Era gordito, miope, estaba sucio y tenía un agujero en su oreja izquierda. La gente al pasar le pisaba.
Al caminar a su lado, me retiré para no darle con mi zapato y él me sonrió. Pasé de largo pero eché la vista atrás. Gupo seguía mirándome y sonriéndome. Volví sobre mis pasos y lo tomé del suelo.

Hola – me dijo. Soy Gupo.
Hola Gupo, ¿qué haces aquí tan solo? – se me ocurrió decirle.
Simplemente, te esperaba – fue su única respuesta.

Desde entonces, Gupo pasó a formar parte de mi vida. Yo le lavé, le coloqué unas gafitas para que viera mejor y le arreglé su orejita con silicona.
Nunca más nos volvimos a separar. No concebiría ya mi vida sin él. Antes, yo estaba solo en un mundo demasiado grande. Ahora somos dos y el mundo se nos hace pequeño.

13 comentarios amigos:

Stultifer 3 de julio de 2008, 21:34  

A veces el mundo es demasiado pequeño para uno sólo. Con lo que me imagino lo que puede significar para dos...
De todas formas, apretándose un poquito, seguro que caben hasta tres. ¿Invitas?

Mariano de Toledo 4 de julio de 2008, 1:20  

Para mi cada día el mundo es más agobiante, hoy solo mi casa y mi pareja mitigan la locura en la que me veo envuelto a diario.

Un tremendo abrazo.

PD: si desaparecí fue por causa del trabajo que me absorbió completamente…

Markesa Merteuil 4 de julio de 2008, 16:53  

¿Sabes? Hoy necesitaba sonreir. Y lo has hecho posible. Dale un besito a Gupo de mi parte.

Perséfone 4 de julio de 2008, 17:22  

Jejeje que historia tan simpática, me encanta. Le sientan muy bien esas gafitas que le pusiste.

Buen blog.

Un abrazo para ti y otro para Gupo.

David Samayoa 4 de julio de 2008, 17:24  

Lindo relato, las cosas mas pequeñas del mundo, son los colosos de la belleza...

Del Verso Al Labio...

CRIS 4 de julio de 2008, 20:42  

Y yo que leí GRUPO en vez de GUPO? será porque en un grupo de dos, uno nunca debe sentirse solo?
Porque cuando uno que estaba solo encontró al que le esperaba... ya no eram uno y otro, eran un GRUPO...
FELICIDADES por no haberos separado..

Haldar 4 de julio de 2008, 21:18  

el mundo y las distancias se hacen pequeñas cuando somos dos... Que suerte la de Gupo de no morir olvidado en la calle...

besos

PD: te deje un premio en mi blog!

Fabio 4 de julio de 2008, 21:40  

Ah no! Para qué querrías comprarme si Gupo es tan importante???
te dás cuenta, el como un humano, y yo como un objeto... qué mundo en el que vivimos xD !!!!
me voy y me llevo todos los pinceles y colores jejejej
bezotez
buen finde!
;)

Anónimo 5 de julio de 2008, 15:21  

Hoy en día yo también me encuentro como en aquel dia Gupo. Sentado en una esquina tomando un trago de vino barato, esperando que una mirada me regale una ilusión para que este inmenso mundo no me trague. Espero que una mano me tienda su esperanza y me devuelva a mi rincón, allí aún me esperan.

Pardao

Ana Belio 5 de julio de 2008, 20:54  

Que texto tan tierno...a mí es que la ternura siempre me emociona mucho.

Bien por ti y por la suerte que tiene Gupo.

Una docena.

Fabio 6 de julio de 2008, 14:16  

esta bien Gupo... perdoname... fué un arrebato de leonino... ya se me pasó..., te devuelvo los colores, los pinceles, todo...

Thiago 9 de julio de 2008, 13:15  

jaja,Mario este post es muy belloy destila ternura....¡suerte la de wapo! pero como dice el refrán: "la suerte de un wapo, un feo la desea" jajaa

Bezos.

P.d. NO sabía que eras "blog del dia" de mi querido Stultifer...jaja

Ana 12 de julio de 2008, 5:22  

aaaaaaaaaah, yo quiero un gupo!!!!

Lndo blogg!!

Suerte!!!

Ciao

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP