Concepción Jerónima

>> lunes, 9 de marzo de 2009

Me esperaba Madrid expectante

entre los arcos más céntricos de la ciudad

y rodeado de paradas de autobús.

¡Ay Madrid! que me llamaste

a buscar entre sábanas,

después de diecisiete horas de amor

el compartir tu nombre en conversaciones

y portadas del resto de mis días.

Ciudad sin dueño,

nacida en mí por Concepción Jerónima.

No recuerdo si acaso aquellos inviernos

se convirtieron en agradables primaveras,

no sé si la música que me envolvía

tal vez llegaba de los puestos que cobijaban.

Allí quedé por temporadas

para robarte finalmente un dedo de la mano,

y que te llorasen nostalgias

en un mar de desconocidos desconsuelos.



Este post está creado en colaboración con Miguel Ángel Molina y

Mis fotos de Madrid




10 comentarios amigos:

ANTONIO SEBASTIÁN 9 de marzo de 2009, 22:41  

Mi querido MARIO:
Comparto en gran medida tu comentario, tus versos, tu poema. Mi experiencia personal tiene mucho que ver con lo que narras. Sin embargo, yo nunca podría haberlo escrito tan bien, tan hermosa, ni tan conmovedoramente.
Te quiero. DIOS te bendiga
ANTONIO

Terapia de piso 10 de marzo de 2009, 3:42  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Terapia de piso 10 de marzo de 2009, 3:42  

Qué desesperanza hay en este texto.
Y algo de saudade.
Y mucho de vacío.

Saludos

José Roberto Coppola

Angel 10 de marzo de 2009, 13:15  

Algunos te esperamos como Madrid.
¿Dónde te has metido, Mariete?
Esperemos que vengan nuevas temporadas y te tengamos más a mano!
Besos!

Noray 10 de marzo de 2009, 15:31  

¡Ay Madrid!
Acabo de regresar
y ya estoy deseando volver.
Bien vale aquel dicho popular
"de Madrid al cielo".

Un abrazo

Miguel 10 de marzo de 2009, 15:50  

Un placer el que hayas podido regalarme este precioso texto.

Mil gracias.

BRILLI-BRILLI 10 de marzo de 2009, 17:21  

Profunda melancolía me ha dado al leer tan precioso poema,como echo de menos Madrid!

Thiago 11 de marzo de 2009, 22:19  

aY, CARI que mono, poetizando tus recuerdos de madrid... Eso está por alli por el Mnisterio de Asuntos Exteriores, no? Asi bajando a la Plaza mayor, donde paran unos buses que vienen de Villaverde, creo...

17 horas de amor seguidas? NO me extraña que hagas poesía, cari... jajaja

Bezos

Markesa Merteuil 13 de marzo de 2009, 13:19  

A veces halagamos a una ciudad haciéndola responsable de nuestros recuerdos de otrora, sin darnos cuenta de que somos nosotros quienes los hicimos posibles. Los momentos de jubilosa juventud embellecen hasta la más sórdida cuadra. :-)

Ana Belio 15 de marzo de 2009, 17:39  

Especialmente motivador saber que hay huellas tuyas en mi ciudad.

Precioso.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP