Deterioro

>> martes, 14 de abril de 2009

Descubriendo entre tierras de secano, mares olvidados,

con semillas de vidas gastadas,

marchitas ya entre los restos de hierbajos

y ortigas aciduladas carentes de belleza.

Latidos y gotas al fin y al cabo

para jactarse con sueños amanojados

cuando nació el silencio de su soledad.

Ahora grita,

capaz aún de despertar esas pasiones de antaño,

mezclando júbilo con tristezas

para conformar una normalidad,

aparente, superflua,

comportándose según las reglas un día establecidas.


¡Ay de mí! –gritó aquella vez,

pensando en el juicio de los muertos,

hasta que quedó empapado de ese mar

que le trajo la espuma de la resurrección.

Nunca morimos sin causa

pero tememos el deterioro de los minutos gastados.


No temo a envejecer, sino a desaparecer –decía.

Estoy rodeado de espejos,

enfrentándome a mi cuerpo y a mi mirada.

Por primera vez en mi vida,

deseo devorar mis ojos para no verme.


Ahora piensa en que tuvo y retuvo,

para continuar.






13 comentarios amigos:

Noray 14 de abril de 2009, 16:56  

"No temo a envejecer, sino a desaparecer –decía.
Estoy rodeado de espejos,
enfrentándome a mi cuerpo y a mi mirada.
Por primera vez en mi vida,
deseo devorar mis ojos para no verme"

Esto podría haberlo escrito yo. Es lo he querido expresar en numerosos poemas, pero tú lo has hecho con más precisión y belleza.

Un abrazo

David Samayoa 14 de abril de 2009, 18:14  

A veces no sabemos donde esta el tiempo, pero sin duda miramos sus huellas...

Gabriela 14 de abril de 2009, 18:32  

Y si el deterioro no trae frutos, si pasa sin pena ni olvido, no hay forma de retener...para continuar

Juan Cairós 14 de abril de 2009, 18:51  

Uhmmm, de semillas,frutos y cosechas, me encanta!
Cuando te pones profundo agitas el alma a tu antojo, nos paseas por tu nebulosa misteriosa y nos acompañas por los pasadizos ignotos de tu mente...Y en mi caso me dejo con un gusto tremendo.

Vuelvo a leerte querido amigo y retomo la pluma, nos espera el sueño mas allá de las letras.

Un abrazo caliente!

elvientoenlasvelas 14 de abril de 2009, 18:53  

A veces me da por imaginar cómo debe ser morirse solo, siendo consciente en toda su crudeza de que uno se está muriendo solo.
El único consuelo del deterioro es que puede llevarse acompañado... al lado de otro que también se está deteriorando.
Buen poema.
Besicos.

Francisco 14 de abril de 2009, 19:37  

Una rosa lo es durante toda su existencia, ya sea en forma de capullo o marchita a punto de caer a la tierra. La belleza siempre está en los ojos que la miran.
Besos
Franc.

Cemanaca 15 de abril de 2009, 1:29  

Hola mi niño.

Caminamos por la linea del limbo...
con cuidado ... o no !

Nuevos saludos conversos.

Dámaso Bahamondes 15 de abril de 2009, 7:25  

este es el nuevo renacimiento, cambias las epocas, te felicito
besos.-

Terapia de piso 15 de abril de 2009, 12:11  

Y los minutos gastados nos persiguen en los recuerdos, a veces nos acarician, a veces nos golpean.

Saludos, Hisae.

José Roberto Coppola

Alfonso 16 de abril de 2009, 0:54  

Me has recordado a Dorian Gray y su retrato...

Thiago 16 de abril de 2009, 21:00  

Ay, yo creo que no... yo no temo a desaparece, al fin y al cabo me llevo a todo el mundo por delante, temo a envejecer (mal, mas que nada) que envejecer sabio y sano no está tan mal tampoco, jajaja

Bezos.

Ana Belio 17 de abril de 2009, 17:53  

Como tú y yo somos ganadores, envejecemos juntos, aunque sigamos rozando la juventud, ya sabes cielo...la del alma.

Miles.

Peter Camenzid 21 de abril de 2009, 2:16  

...semillas de vidas gastadas,marchitas ya entre los restos de hierbajos y ortigas aciduladas carentes de belleza...

Que fuerte!... que fuerte...

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP