El reloj de las mentiras

>> domingo, 6 de septiembre de 2009


Disparatado temor

recordando los momentos que creí me estabas dando,

cuando todo mi día rotaba en torno a ti

y tus huellas marcadas en cada esquina.

Que estúpidas las sensaciones que engullen mi mañana,

al haber sido amado

en tantos espesos instantes que hoy rememoro

y empañan los cristales de mi privada lluvia.

Y cuando ahora miro tu rostro risueño,

escupo las profundas falsedades ya caducas,

sin percibir acaso

los tres puñales

que mancharon mi camisa al desclavarlos.



Tic, tac, tic, tac…

Pasan las horas en el reloj de las mentiras,

corren ríos de desilusiones

por la vida que me tocó vivir,

aunque no anulo mi alegría

al saberte viva, a ti,

experiencia,

al matar en versos rellenados de rimas absurdas,

a quien dañó los minutos que acaudalaron mis ojos,

en lágrimas azules.



11 comentarios amigos:

Anónimo 6 de septiembre de 2009, 17:44  

La foto en cuestión me trae recuerdos buenos. No te agarres a ninguna hora en particular, dejate llevar y confía, confía en la vida, pues es el secreto está en el cambio. Siempre es así.
Muchos abrazos
Franc.

OniRik Girl 6 de septiembre de 2009, 18:29  

es bueno recordar las mentira y falsedad de alguien a quien alguna vez amamos, para no volver a caer en ellas...

Alfonso 6 de septiembre de 2009, 19:08  

Bueno.. mentiras... las colecciono....

OniRik Girl 6 de septiembre de 2009, 19:09  

Holaaa!!! me ha gustado tu blog, (creo k ya te lo he dicho), y como me gusta como escribes, te he dedicado un pequeño regalo... pasa por mi blog a recogerlo!!!!!! espero k te agrade.

Terapia de piso 7 de septiembre de 2009, 10:35  

Mientras más reconocemos las mentiras, más reconocemos la verdad.

José Roberto Coppola

Juanra López 7 de septiembre de 2009, 12:53  

una fina arena que escala por el embudo del reloj...
para no creer lo que dice la Verdad...lo que nos cuenta.
abrazo.

Noray 7 de septiembre de 2009, 19:01  

El tiempo habita en nuestras manos,
los relojes sólo son agujas
que hieren nuestros sueños
y nuestra memoria.

El tiempo nace siempre al alba,
justo cuando el orgasmo
de todas las verdades
se nos clava en la mirada.

Un abrazo


PS: ¡Bellísimas lágrimas azules!

Merce 8 de septiembre de 2009, 12:49  

Como siempre, sin palabras...
Besos

Omar Magrini 9 de septiembre de 2009, 10:37  

MArito, muy buena la foto y EL RELOJ DE LAS MENTIRAS, es un excelente título para un cuento o una novela. Pensalo.
Un abrazo.
Omar

Gera 11 de septiembre de 2009, 20:43  

Simplemente genial!

Ana Belio 28 de septiembre de 2009, 17:01  

Las lágrimas son azules porque la mentira las vuelve de ese color.

bs

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP