La idea

>> domingo, 27 de septiembre de 2009


He matado por una idea, y me llaman asesino.



Espero que al menos la idea valga la pena –le dije a mi imagen reflejada en el metálico cenicero. Aunque yo, realmente, sólo quise volver a tocar el piano. Siempre me fascinó el juego sexual de unas teclas blancas y negras. La perfecta igualdad de una idea que vino serena y hermosa, después. Ni siquiera escondí el arma. Mi mirada era oscura como el luto que predominaba en aquellos instantes. Una vaga idea bien valía una lágrima.



¿Cuéntame el secreto de tus guiños, de los colores de unos ojos ciegos? –fue lo único que se me ocurrió decirle.

La idea permanecía borrosa y confusa aunque legible en mi papel, apenas unos folios blancos mojados en las esquinas por el coñac derramado, que bien podrían estar éstos enfrascados en formol.

No me imaginé el odiar a mi idea por el tacto del piano; no quise sentir el dolor de la música.

Miraba a la idea fijamente, transcrita una y otra vez en cada uno de mis papeles. La idea no me decía nada. Era una idea muerta.

No sé si sería capaz de volver a escribir un verso. Mis poemas, como cualquier arte, no tenían vida, eran un engaño. Letras sin linaje agrupadas en una caja de madera.

Vasos bebidos con pintalabios. Sangre en el rellano. Una idea muerta en un trozo de papel. Un poeta suicidado por la segur de la luna.




9 comentarios amigos:

Ana Belio 28 de septiembre de 2009, 17:18  

Es preferible morir por una idea, que esperar a que una idea te mate a ti.

En este caso quizás la idea se suicidio al ver la lícita locura que se escondía bajo las teclas del piano.

Condevolney 28 de septiembre de 2009, 17:39  

“No me imaginé el odiar a mi idea por el tacto del piano; no quise sentir el dolor de la música”

Hoy leyendo tus Pensamientos, La idea me removió algo, quizás un recuerdo albino, que en un momento de distracción, me araño con sus afiladas uñas el alma farolera y dejo colgados tus versos en el rellano de mi memoria, para mi angustia.
Después mis dedos han decidido escribir este comentario para mortificar más esta ignominia, si me permiten las yemas digitales, ¡Que les den!
A ellos también les encanta la idea, los pianos y la sangre en el rellano, los míos son ya dedos suicidados.
BRAZOS ABRAZADERAS

David Samayoa 29 de septiembre de 2009, 18:32  

Valla, el piano... lindo instrumento... llena los mas extraños y esquicitos tipos de musica...

Fuenteamor 30 de septiembre de 2009, 9:27  

Hisi, aunque no te comento, me leo casi todo lo que escribes y veo como progresas a pasos agigantados; no sabes lo orgulloso que me haces sentir. Sigue así. By the way acabo de leer un ligro glorioso, apabullante y que me ha dejado sin ganas de escribir para una temporada de extraordinario que es.Lo comento la semana próxima El titulo es El viajero del siglo y el autor Andrés Newman, un argentino que vive en Graná, poeta también. Un lujo apasinante.

Grupo Escoliosis 30 de septiembre de 2009, 14:14  

Hisae, tanto tiempo que no te llamo así jejeje. Me ha encantado como siempre... Ahora posteandote desde escoliosis, los blogs ya me estan volviendo loco, jejeje. Un beso enorme.

Omar Magrini 5 de octubre de 2009, 9:52  

Hisae, el piano, hacia tiempo que no te lei, tus letras siguen encantadoras como siempre, mágicas y atrapantes.
Un afectuoso saludo
Omar

Cemanaca 6 de octubre de 2009, 22:55  

La idea a muerto
Que viva la idea !
eres poeta... parís ideas.

saludos conversos.

sav 7 de octubre de 2009, 7:29  

Buen blog.

Condevolney 14 de octubre de 2009, 23:14  

IDEA:
Surgiste como el viento
(alisios)
bajo tierra del cielo
jugando entre las nubes
henchido,
mediomuerto,
y en silencio,
los versos como estatuas
rabiando por si quiebra
la esencia de la piedra
y él como dormido,
desnudo,
decidido,
hurgando las entrañas
buscando una razón
que no tiene perdón,
orando rezos
sentado de rodillas
verde, casi mar,
aceite y olivar
revive,
que se te oiga,
gritando Mario!!:
Hisae, Hisae, Hisae,
y brazos para usted

Condevolney20009

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP