Cansado

>> martes, 16 de octubre de 2012


                           Fotografía: "El sueño de la razón", Goya


Sin más
que el viento por donde azota
y el color en un horizonte que supuse lejano,
encontré ese pedazo de tierra donde descansar un cuerpo
ya cansado y herido,
sin apenas fuerzas para beber el agua aún no hallada.
Tumbado
intenté descubrir si las estrellas en verdad jugaban
o paradas observaban a la luna,
si la luna replicaba
o realmente estaba en mí hablarte
y sólo tenía miradas fugaces para ella.
Mientras deliraba
sentí como mis ojos se despedían de mí
y cerraban sus cortinas para matar al día
a la vez que  yo mojaba su noche
llorando las lágrimas que antes había olvidado.
Me hizo bien
el sentir que respiraba
y recordar que estabas en algún lugar.
Vivía para pensarte
sabiendo que tarde o temprano me atrevería a mirarte
y decirte
cuanto te amaba.
Si acaso hoy dormía
no me abandonaría a una lenta eternidad
para evitar hablarte.
No. Nunca.
Amar, aprendí a amarte
mientras  te soñaba y te miraba,
y tú rehuías sonreír por temor también a amarme.
Y ahora duermo
y si me ves, ¡calla!
¡Quiero soñarte!
Mátame después, quédate con mi alma
manchada de ti
y despídeme de la noche.

©Mario M. Relaño 2012

    

2 comentarios amigos:

mybuscador 18 de octubre de 2012, 22:53  

hola, quiero decirte que me gusto mucho tu blog,porque tienes un estilo único. ya tienes un nuevo seguidor.
___________________________________
Fotomontajes Gratis

José A. Socorro - Noray 24 de octubre de 2012, 19:24  

Vale más una mirada fugaz que deje huella que unos ojos vacíos para la eternidad.

Los tres versos del cierre, con tu premiso, me los llevo para mi colección de joyas. Son una verdadera belleza.

Un abrazo grande.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP