Que

>> martes, 30 de octubre de 2007

Que se aleje el silencio
que me tienta cada noche,
que sus manos no me aprieten,
que no me sangren los desvelos,
que la luna no se apague
en mitad de mis desdichas,
que no penetre la muerte
cuando esté abierta la ventana,
que me rían las estrellas
si es acaso noche despejada,
que me vuelvan los recuerdos
si existió alguno bueno,
que se vaya la congoja
de la soledad incierta,
que me llegue un poco de aire
pues me asfixio a cada rato,
que me devuelvan la alegría
pues era mía, sólo mía.
Copyright © Mario M. Relaño–Todos los derechos reservados

9 comentarios amigos:

masqueperro 31 de octubre de 2007, 1:51  

la soledad nos confirma que somos únicos, pero no dejemos que nos
venza.Que.....me ha gustado mucho.

PASCUALA35 31 de octubre de 2007, 2:30  

La soledad , es un espíritu enrarecido,
un alma desterrada en sufrimiento,
el desacierto de la existencia,
inercia vital.

Cariños Pascuala

mi despertar 31 de octubre de 2007, 3:18  

Bello blog

mi despertar 31 de octubre de 2007, 10:35  

bellas palabras

mi despertar 31 de octubre de 2007, 10:36  

Te sigo

Mariano de Toledo 31 de octubre de 2007, 16:51  

Mario, la alegría la construimos nosotros mismos, recuerda que el futuro no existe, existe solo lo que nosotros mismos podemos construir.

La vida esta en constantes cambios, las manos de esa bella mujer que ya no esta , fueron remplazadas por otras muy distintas, algo desconocidas para mi, hoy no hay manos que me acaricien mas que las mías.

Estoy seguro que mi cuerpo será moldeado nuevamente por otras.

Un gran abrazo amigo…

valeLost 31 de octubre de 2007, 17:19  

a que... o quien van dirigidas las palabras?
que... bueno texto
creo que se hace evidencia de un algo mas... de una espera... pero que va de la mano con la esperanza...
con las certezas...

saludos!!!

www.pleasegivemeaparachutes.blogspot.com

Ablisir 5 de noviembre de 2007, 11:40  

Que nos devuelvan a todos la alegría. Qué menos. Es uno de nuestros tesoros más preciados.

No creas que me he olvidado de ti, amigo Mario, poeta.
Ya no tengo blog, pero me sigo paseando por aquí.
Un abrazo.

Joseph Seewool 5 de noviembre de 2007, 11:41  

Leyendo hacia atrás me he detenido en este poema por su aire inquietante para mi. Se me antoja además con reminiscencias de Lorca, la asechanza de la muerte (¿es casualidad o acaso una de tus influencias?).
Me gusta deleitarme de un buen poema pausadamente, para extraer todo su contenido...
Un abrazo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP