Flashes 4: Cosas

>> sábado, 21 de febrero de 2009

Fotografía: José Sosa.


Quiero escribir las palabras que pensaron otros antes de morir. Deseo tenerlas en mi poder para que no se pierdan. No es necesario inventarlas de nuevo. Ojalá que el tiempo me enseñe a leer esas palabras que no se dicen. Usarlas como lenguaje de mis deseos y sorprenderte a ti que me crees mudo.

Más tarde, quiero cerrar los ojos y dormir. Dormir seguido muchas horas. Que no me interrumpan ni siquiera los sueños. No quiero despertar hasta tener claro que mi vida es mía y la vivo como deseo... Quiero probar a que sabe el silencio, que se acallen las voces que no quiero escuchar.

Y no me vuelvas a decir que tienes frío el corazón. Mientes. Tu cuerpo está hueco. Nada te late…



12 comentarios amigos:

Anónimo 21 de febrero de 2009, 22:14  

BREVE PERO INTENSO....
ALGUN DIA TE ESCRIBIRE UNA POESIA QUE HUELA TI, DONDE NO TENGA QUE BUSCAR METAFORAS PARA DESCRIBIR COMO ERES, COMO VES, Y COMO SIENTES...PÈRO TODO ESTO SERÁ ALGUN DIA
...
ALGUN DIA TE ESCRIBE UNA POESIA DONDE TU ESSENCIA ESTE PRESENTE EN CADA PALABRA, QUE HABLE DE HISAE


ME GUSTA...
RECIBE UN ABRAZO
JOSE

Ana Belio 22 de febrero de 2009, 9:52  

Mario me encantan esas dosis de fuerte realidad con las que a veces, terminas tus textos.

Miles cielo.

Noray 22 de febrero de 2009, 9:54  

Este flash es precioso, más que un flash es una declaración de intenciones, casi un testamento poético.

Las cuatro últimas frases son magistrales.

¿Probar a qué sabe el silencio? ¡Qué belleza!

Un abrazo

Markesa Merteuil 22 de febrero de 2009, 13:45  

Qué crudeza.

Francisco 22 de febrero de 2009, 17:59  

Por fin te atreves con el silencio...solo siente tu respiración, y si vienen pensamientos déjalos pasar, no te detengas en ellos, observalos como si fuesen nubes.
Abrazos
Franc.

Aiara 22 de febrero de 2009, 18:13  

Para escribir las palabras que otros pensaron antes de morir, hay que VIVIR. Conocer bien clarito cual es ru instante, cuando y cómo decides sonreir, llorar, maldecir y condenar. Y para todo eso nada más has de ser como tú; libre y alado ser de luz.
Te quiero

Miguel 22 de febrero de 2009, 18:20  

En ese estado vive una buena parte de la humanidad. Por eso andamos tan mal.


Menos mal que a mi me late.


Saludos.

BRILLI-BRILLI 22 de febrero de 2009, 19:15  

Estas palabras ya no se pierden,laten con mucha fuerza en esta vida.
Besos

ANTONIO SEBASTIÁN 23 de febrero de 2009, 18:14  

Hola, MARIO:
Te leo, te releo.
Me gusta, me hace sentir y vivir hacia dentro.
Reflexionar y meditar.
Si, a veces uno se siente hueco, sin nada dentro.
Uno se mide con la vida en los malos momentos, en el sacrificio a que está dispuesto para superarse, en las adversidades que es capaz de vencer. Salir adelante siempre es cuestión de esfuerzo y disciplina interior.
Si uno no se prueba a si mismo en todas las situaciones, como puede conocerse. Si no se conoce, ¿cómo sabe uno mismo que es lo que tiene dentro?
No creo que nadie esté vacío. Si sé que muchos nos sentimos vacíos por dentro. Pero con mucha frecuencia es porque no sabemos lo que tenemos en nuestro interior.
Muchas gracias, MARIO por lo que me escribes, por los comentarios que dejas en mi blog. Porque me ayudan a plantearme todo esto.
Te quiero
ANTONIO

Juan Cairós 23 de febrero de 2009, 20:23  

Eres venablo de Luna, saeta de sol...eres una guerra constante, sólo concibes la paz desnudo sobre el lecho...como todos!

Intenso y leal, el Mario que se muerde la boca ;-)

Gabriel 24 de febrero de 2009, 18:52  

Quién pudiera escuchar el silencio y mas aun probar a que sabe... Excelente palabras para meditar y volver a leer. Mientras se escriban las plalabras no faltará persona que se detenga a leerlas. Exitos!!!

Condevolney 28 de febrero de 2009, 18:44  

Joder que bueno Mario, exquisito, hoy si que estoy feliz de haber llegado, quizás no me vaya nunca y duerma contigo muchas horas tu sueño deshabitado de sueños, deshabitado de conflictos, solo el silencio y tu, callados, mientras escucháis los corazones parados, mentirosos y helados que tanto nos confunden.

Me apunto a tu vida de palabras olvidadas, con tu alambique sabrás como sacarles el almíbar que bebemos en tus pensamientos.

Mi alma farolera, trasnochada en el club de los malditos celebra con cariño estas cosas que nacen y crecen en el Mario Poeta Canario.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP