Imágenes

>> jueves, 30 de septiembre de 2010


Me bastan dos de los cinco sentidos

para morir por un orgasmo

cuando mi tacto tantea tu piel

y huelo el vaho de una escasa distancia.

Quedé ya ciego

al mantenerte estoico la mirada

y sordo cuando pronunciaste mi nombre.



Al besarte,

me supiste a vida.

El pánico me sobreviene

si en un nuevo día no te recuerdo

o no te nombro,

o acaso el humo de un instante

me aparta del hilo que me une a ti.



Por besarte,

jamás me supieron ya otros besos.

Mis labios forman parte de la noche.




3 comentarios amigos:

Noray 30 de septiembre de 2010, 20:18  

La misma noche
que en el vértigo de tus ojos
alumbra la vida.




Un fuerte abrazo.

charlie 30 de septiembre de 2010, 21:49  

Y aún cuando te olvide,
si pudiera olvidarte,
sé que unos ojos me traerán tu mirada
una boca tus labios
y unos ecos, tus palabras.

Mari Carmen 13 de octubre de 2010, 14:38  

De mis cinco sentidos me he valido
para hacer de mi cuerpo tu recuerdo,
perdido en los besos del pasado
pidiendo a gritos en el presente,
de nuevo el sabor de tus labios.

(sólo son suspiros de una realidad difusa)

Un saludo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP