Lustrador de vidas

>> domingo, 12 de septiembre de 2010


Quemo palabras pronunciadas en el pasado,

crucé mesetas y bajé al desierto,

navegué por el húmedo océano

y pisé una nueva tierra.

Fui aprendiz

pero no debo nada a nadie

y acabo de convertirme en capitán de mi propio barco.

Mas cuando miro hacia abajo

¿por qué veo todavía en mis pies

las viejas zapatillas manchadas de barro

que enterré al principio del viaje?



4 comentarios amigos:

Cybeles 13 de septiembre de 2010, 18:57  

Me gustó mucho! Zapatillas símbolos! De lo qué queremos olvidar o de lo que seria bueno recordar siempre?
Besos

Noray 13 de septiembre de 2010, 19:45  

Me alegra que lleves el timón de tu barco por el océano.
Déjame desearte que cada singladura sea siempre nueva.


Nos vemos en Ítaca.



Un abrazo

Thiago 13 de septiembre de 2010, 21:34  

Um pues no sé, cari, qué inquietante, ¿será que siempre estamos retornando al mismo punto una y otra vez?

Bezos.

elvientoenlasvelas 15 de septiembre de 2010, 15:14  

A lo mejor las enterraste en sueños.
D.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP