Tabaco de liar

>> jueves, 23 de septiembre de 2010


Me quedan restos de aquello que no dije

y hoy envuelvo en trozos de papel cortado.



He resistido mucho tiempo

y tú mientras continúas liando tabaco hasta el amanecer.

Yo te miro.

Siento que hablo con el trigo

mientras la uva no termina de madurar.



Muchas veces me sentía muy mayor,

como si hubiera vivido toda mi vida,

como si ya la hubiera gastado.



Amanece,

y sigues liando tabaco

mientras mis ojeras crecen si te miro.



Y callo.



7 comentarios amigos:

✙Eurice✙ 23 de septiembre de 2010, 18:34  

Y en ese silencio cuanto se queda en el pensamiento...
Saludos!

charlie 23 de septiembre de 2010, 18:42  

Qué forma de desgranar una mirada. Delicioso. Inspirado. Delicado, como esos mismo dedos que lian el cigarrillo.
Vuelves, lo leo en tus letras. Y eso me congratula. Sin duda, ganamos todos.
Danos más.

Noray 23 de septiembre de 2010, 18:50  

A veces es mejor callar...
refugiarse en el silencio.



Un abrazo.

Ana 25 de septiembre de 2010, 11:19  

Crecen las ojeras y también el sentimiento.

Son huellas en la mirada.

Miles.

elvientoenlasvelas 25 de septiembre de 2010, 17:05  

Precioso.
"Siento que hablo con el trigo
mientras la uva no termina de madurar". Esto me encanta.

Feliz resurrección!
D.

Condevolney 25 de septiembre de 2010, 18:24  

La huellas de una mirada son las ojeras de un recuerdo "Y callo"
Tus Brazos

Alfonso 25 de septiembre de 2010, 23:59  

Que líe y que fume. Al final, se irá.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP