La camioneta

>> domingo, 17 de febrero de 2008


Sentado en la vieja camioneta roja, Jack Twist conduce sin rumbo, sin apenas mirar hacia la carretera que tiene en frente, de regreso de lo que creyó y no fue.
Llora él, rabia y pena; llora por quedar muertas las ilusiones creadas a raíz de un malentendido y breve mensaje de una de las tantas postales que le envió.
Ambos se quieren, los dos lo saben,
¿por qué entonces los miedos le atormentan cuando tanto ha marcado ese encuentro, hace ya ni recuerda cuanto?

La ventanilla abierta de la camioneta, domeñando el viento su despeinada cabellera. Recuerda mirarle con ojos hambrientos, transmitiendo un mensaje de piedad, rogándole una vez más.

Amigo, amado, amante,
llevaba tanto tiempo exhausto
que había olvidado hasta besar.


Golpea con furia el volante de la camioneta, la roja y vieja camioneta. El polvo del camino que entra por la ventanilla abierta, queda pegado a su rostro mojado por las lágrimas que ya no reprime.

Amigo, amado, amante,
con los ojos anegados de lágrimas
le dolía la vida.

Llora él, rabia y pena. Llora un amor que nunca creyó correspondido. Fustiga con su recuerdo los desechos de la vida que lleva y no quiere llevar.
Llora, sufre y piensa.
No puede dejar de pensar en aquello que nació en Brokeback Mountain.


En homenaje a Heath Ledger (1979-2008)

6 comentarios amigos:

Currito 18 de febrero de 2008, 15:53  

Muy bonito. Y una pena lo de Heath. Se convertirá en una leyenda, por morir joven, guapo y con una prometedora carrera artística. Igualito que James Dean. Besos

Oscar 18 de febrero de 2008, 22:25  

aii. con lo que me gustaba a mi ese chico... que pena...y en estos casos simpre me pregunto ¿por que? y ninguna de las posibles respuestas será jamas justificable...
Un abrazo.

DATREBIL 19 de febrero de 2008, 10:52  

Hola Mario!
Gracias por pasear por mi humilde blog y dejar tu valiosa huella en él. Es un placer recibir tu visita.
Quizá siempre haya un "hasta luego" mucho más alegre que el "adiós", pues de mis labios no saldrá tan profunda despedida hasta que no sea, desgraciadamente,la última.

He disfrutado ocn tu rinconcito, es muy interesante. Me gusta tu manera de escribir y de ver las cosas, debes ser una persona genial.
Me aelgro de haber entrado en tu blog.
Espero que no sea la la última vez, así que me despido con un hasta luego, sincero.

Un abrazo.

Joseph Seewool 21 de febrero de 2008, 11:17  

¡Caray! Hago un paréntesis para leer algo y me encuentro con esta camioneta. Es idéntica a una que tenía mi tío y que yo conducía a los ocho años, el color y todo. Si no estoy equivocado es una Chevrolet. Qué de recuerdos se han despertado en un momento.

Nahunte_ 24 de febrero de 2008, 12:00  

Precioso de verdad, me ha gustado mucho, ahora como dice Currito él se convertirá en leyenda.
Lo mejor..."amigo, amado, amante"
Qué triste que algunas cosas tengan que terminar así.

sohno 24 de febrero de 2008, 19:19  

Eres tan buen poeta que a veces se me olvida que escribes es una prosa estupenda.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP