Desgarros

>> martes, 20 de mayo de 2008


Me llaman los desvelos de tus noches
de sueños que no sueñas pero crees soñar,
ángeles que mienten,
diablos que llegan, miran
y marchan sin saludar.

Y cuentas que del hombre te quedas con sus ojos,
¡ciegos quedaron contigo,
pues ni verte consiguieron!

Crees amar
cuando no esperas más que lujuria,
lamer su cuerpo
como lamiste los deseos hoy ya muertos.
Pero siempre quedarán los ignorantes,
ilusos que enamoras con engaños,
dales noches sin grandes sobresaltos,
tu cuerpo con el suyo flote
en tu particular cielo,
y tu ángel le destroce.

15 comentarios amigos:

F e r n a n d o 20 de mayo de 2008, 23:06  

Intenso.

Dejar ciegas a las personas porque es lo último que ni siquiera alcanzan a ver.

Terrible.
Víctimas somos a veces de algunos sueños que no son. Yo con el tiempo me limito a soñar con la persona correcta que el corazón dicta.

Hay que seguir soñando y conservar los ojos, a pesar del deslumbramiento.

Abrazos Mario!

Nacho Hevia 21 de mayo de 2008, 8:20  

engañados por nuestros propios sueños? ahogados por la saliva que debiera ser hablada?

somos depredadores, mario...es nuestra naturaleza...

un fuerte abrazo

Jorge 21 de mayo de 2008, 16:14  

Desafortunado el hombre que a la mujer ha dado su amor y sufre el desengaño al ver que ha robado sus sueños, sus ojos, su mirada.Muy bonito poema. Un abrazo.

Ana Belio 21 de mayo de 2008, 20:45  

Algunas veces amamos a otra persona pensando solo en nosotros mismo mario, creo que todos alguna vez hemos hecho daño a otra persona, pero es cierto que normalmente unos pierden y sufren en el amor más que otros.

El que más ama, siempre sufre más.

No sufras cuando no te amen, llora, si no eres capaz de amar tú.

Se te quiere, dulce Mario.

Carmelux 21 de mayo de 2008, 21:09  

Eres todo sentimiento amigo.
Como ves me tienes enganchada, el abrir tu blog cada d�a es una costumbre y no me dejas de sorprender.
Besos

Eterna 21 de mayo de 2008, 21:10  

Mi regla de oro: No te dejes engañar, ni siquiera por ti misma.
Ojalá nadie consiga robarme lo ojos, y si así es, que por lo menos sea capaz de aguzar los oídos.

CalidaSirena 21 de mayo de 2008, 22:39  

Pobres ilusos que enamoran con engaños, pero pobres l@s que son engañados y confían en sus palabras y después sólo queda el dolor en sus almas...
Precioso e intento tu poema, me ha gustado..
Besos muy cálidos

Haldar 22 de mayo de 2008, 0:01  

Hermoso poema!!!

Haldar 22 de mayo de 2008, 0:01  

Hermoso poema!!!

Miguel 23 de mayo de 2008, 11:43  

¿Y quién no ha sufrido desengaños? Por suerte o desgracia, es algo inevitable, acompaña a todos aquellos que realmente han (hemos) amado.

Buena elección de la imagen para acompañar el texto

Nos vemos. Buen fin de semana

Francisco 23 de mayo de 2008, 12:31  

Un sonrisa y un abrazo para ti, Mario. No abandones tus sueños.
Franc.

Currito 23 de mayo de 2008, 17:19  

También las relaciones basadas en sexo pueden ser buenas, ¿no? He vuelto. Besitos.

Augur Itinerante 24 de mayo de 2008, 17:47  

Qué será más terrible, lamer los deseos hoy ya muertos o los deseos que nunca vivieron?

Me encantó tu poema, tu página, tus fotos e imágenes...

En esa encrucijada que la vida me plantea, sólo la fuerza del poeta me podrá sacar avante; náufrago como soy, de una tabla salvadora que se aleja por sistema, me aferro a la savia vital de la poesía.

Un abrazo trans atlántico...

maRia 27 de mayo de 2008, 11:19  

Palabras que desgarran para vestir un sentimiento crudo, desnudo, vulnerable.

David de la Merced 5 de junio de 2008, 18:06  

Me gusta mucho eso de 'Crees amar
cuando no esperas más que lujuria' y 'tu cuerpo con el suyo flote
en tu particular cielo,
y tu ángel le destroce.'

Besitos

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP