Tropecé con la vida

>> martes, 6 de mayo de 2008


Siento vida,
cada vez que tropiezo con tus versos
escritos entre las dunas de mi playa,
en la claridad de unas calles sin farolas
alumbradas tan sólo por la luz de tus sueños.
Vivo intensamente
cada uno de los suspiros que provoca
el poseerte cuando me lloras,
descorchando la botella de la pasión
para tu consuelo.
Necesito ese aire
que cada mañana inunda los pulmones
de mi privado amanecer,
esa sangre que fluye en las arterias de mis instantes,
aquellos que ambos inventamos juntos
y que hoy perduran
como arrugas en un rostro golpeado por el tiempo.

14 comentarios amigos:

charlie 6 de mayo de 2008, 12:21  

la magia que queda de tu recuerdo
impregnada en mi como aceite
que gotea uno a uno los momentos
que me recuerdan porqué quiero verte.

F e r n a n d o 6 de mayo de 2008, 13:54  

Me he quedado mudo. Siento que alguien lo ha escrito antes, y eso es buena señal no?

Uno no deja de asombrarse de los propios sentimientos cuando los ve a veces en el corazon de otros.
Certifican que estamos en buen camino.

Un abrazo, qué bueno que vino el color a las ilustraciones.
Lo festejo y me dejo acompañar aquí por el amor bueno...

Jorge 6 de mayo de 2008, 15:04  

Hola Mario, excelente poema en el que brota el amor y la pasión con buen gusto. Un saludo y un abrazo

Francisco 6 de mayo de 2008, 21:36  

No dejes de sentir esa vida en la orilla de tu mar de amor...Sentido, pensado y plasmado.Muy hermoso
Un abrazo
Franc

Germanico 6 de mayo de 2008, 23:04  

Muy boniro, como siempre.

Saludos

Nacho Hevia 7 de mayo de 2008, 7:09  

"Necesito ese aire..."
y respiras la expirarción de quien sigue vivo, bebes su sangre que sabe todo su cuerpo y tus pliegues en la piel son los surcos de sus besos, grabados en un por siempre.
Fantástico, genio!

Nacho Hevia 7 de mayo de 2008, 7:40  

"el poseerte cuando me lloras"
esas lágrimas dulces que vienen del mar y que guardo para mí, para refrescar con tu humildad y valentía esta boca que no sabe decir te quiero
Mario, talentoso!

Nacho Hevia 7 de mayo de 2008, 7:44  

"...tropiezo con tus versos"
y con su roce me limpian los guijarros que incomodan al deseo

Mario.
Todos estos comentarios que te he hecho son las impresiones y sentimientos provocados por tu poema.
Al leerlo me han venido todas estas impresiones que engarzan los sentimientos de mi vida privada.
Y me parece maravilloso que tú, supuestamente ajeno a mí, pongas el dedo en la herida cubierta con gasa.

lo dicho, gracias por tus "pensamientos" que suenan como gritos en el cielo

Anónimo 7 de mayo de 2008, 10:37  

saludos y abrazos..
impromptu..

Peter Mc Cut 7 de mayo de 2008, 11:14  

cuánto talento Mario... también me he quedado mudo, y reflexivo
si eso consigues... mira lo que has logrado
saludos

Ana Belio 7 de mayo de 2008, 20:00  

Mario, me has recordado al amor de mi vida, que aún hoy, está en ella.

Precioso.

Dos dulce Mario.

F e r n a n d o 7 de mayo de 2008, 23:12  

Talentoso amigo!
Aprovecho la visita para disculparme por la travesura de haber escrito en blanco.

Tan grandote y jugando...perdón!
Abrazo cordial para vos!

joseph 8 de mayo de 2008, 13:03  

El arte se nutre de pasión, y a su vez alimenta la vida. Excelentes versos.

*Ely* 17 de mayo de 2008, 7:20  

El tiempo pasará...
pera aquellos instantes
rodaran por la piel como miel
en cada endidura provocando sensaciones...
Tocando las heridas de los mayores... de aquellos tiempos.

Por qué será??

me gusta como escribes...

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP