The city that never sleeps

>> martes, 31 de agosto de 2010


Ardiente pereza hoy me pesa

al sentir esta tristeza sin lágrimas,

por olvidar pensarte.



Eres cielo nacido en bondad,

desconoces mi dolor

como yo ignoro tu color en la noche.



La juncia ganó la batalla al barro

y yo pasé a estar

en la ciudad que nunca duerme.



Y te sueño,

y te adoro

y pierdo la inmensidad de mi propio yo

intentando sobrevolar

al mundo del resto.



Pero no,

ahora estoy en la ciudad que nunca duerme.



One day

if we could

as if we never said goodbye,

the way that you makes me feel

the city that never sleeps…




2 comentarios amigos:

Beetoloco 1 de septiembre de 2010, 11:53  

Es fascinante la sensación de añoranza y ahogo que transmite

Noray 1 de septiembre de 2010, 19:11  

Hoy me has desarmado, me has emocionado de verdad, no tengo palabras para tanta belleza.


Un fuerte abrazo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP