Mientras sonaba mi piano

>> miércoles, 2 de mayo de 2012

La sonrisa me miraba
y dibujaba unos ojos
limpios,
recién lavados.
Los ojos que me sonreían
aparentaban felices
y cargados siempre de mucha vida.

Y mientras
sonaba mi piano
con su juego entre notas de teclas negras y blancas.

Y ahora
que conoces la verdad,
los errores y mentiras,
lo pasado y ya muerto
y el futuro aún por llegar,
y mientras suena mi piano…

… huele la noche
cargada de notas
tristes cuando vas.



1 comentarios amigos:

José A. Socorro - Noray 3 de mayo de 2012, 21:56  

Sí, la noche siempre huele a un Nocturno de Chopin.

Un abrazo.

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP