Tarde de lluvia

>> martes, 15 de enero de 2008


Miro a través de la ventana,
de unos cristales salpicados por una lluvia que no cae,
pero que no cesa y moja la calle por donde tú pisas.
Miro a través de mis sueños
para poder ir a alcanzarte mientras caminas,
aunque estés lejos,
muy lejos,
a seguir tus pasos bajo esa pertinaz lluvia que no existe.

Miro la tarde gris que presagia tristeza,
que me aclama añoranza de aquello que fue
o acaso creí tener.
Miro tu pelo mojado y una gota que resbala en tu rostro,
pero no te moja la piel
por que no estás,
y ni siquiera llovió en esa tarde que imaginé gris.

Copyright © Mario M. Relaño–Todos los derechos reservados

5 comentarios amigos:

elmismocaminorojo 15 de enero de 2008, 23:33  

Es precioso!!!
es precioso, y discúlpame, pero es precioso perder así, amar así, perder mientras amas o amar mientras pierdes; es precioso, y la lluvia que no está pero si está...quien fuera esa tarde gris imaginada, donde llueve sin llover.
besos

Charlie 15 de enero de 2008, 23:41  

Si la nostalgia tuviera un poema colgado en su pared de recuerdo. Sería éste.

Nahunte_ 16 de enero de 2008, 2:30  

Es precioso...simplemente por el hecho de albergar ese sentimiento, correspondido o no, debes ser feliz porque eres capaz de amar y sentir.
Muy bonito el poema.

Markesa Merteuil 16 de enero de 2008, 13:14  

A veces quisiera, Mario, ser morriña, para que me sintiesen tan adentro, pese a ser, tal vez, inexistente o simplemente intangible.

¿Hace ruido un árbol que cae cuando nadie lo escucha? Si la piensas, en el fondo, sí existe, ¿no?

Leo Sohno 22 de enero de 2008, 22:32  

El gris es un color endemoniadamente persistente.
Lo borras...y mira, ahí está de nuevo.
¿Para que sirven entonces los colores del arcoiris?

  © Blogger templates Shiny by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP